Mientras escuchas

jueves, 1 de diciembre de 2016

RESPONSABILIZARSE

Ante el dolor propio y ajeno nos agarramos a la frase: “El tiempo todo lo cura”. Es la “oración” utilizada por antonomasia para aliviarnos el alma. Ahora bien, si confiamos en que el tiempo nos va a solucionar todo, cedemos nuestro potencial fuera de nosotros y dejamos de asumir responsabilidades que nos pertenecen como: actuar, pensar, expresar,
arriesgar…ahorrándonos “vivir” en plenitud.
Como dice el legado de Sófocles: “Los cielos nunca ayudan al hombre que no quiere actuar”.

lunes, 28 de noviembre de 2016

APORTARSE

Las relaciones no son 50/50. Algunos días me levanto y sólo siento que puedo dar el 10%, entonces serás tú quien de el 90% restante. Otros días te levantarás sintiendo que puedes darme un 30% y seré yo quien aporte el 70% restante.
Pero lo más importante es que siempre haya 100% de amor.

jueves, 24 de noviembre de 2016

LA CRÍTICA

Las personas que se dedican a criticar a los demás, simplemente intentan distraer su mente del malestar que sienten en su vacía vida.
Juzgan a los otros para no verse obligados a verse a sí mismos, y evitan así, tener que tomar responsabilidades para asumir sus problemas. Así que, se mantienen entretenidos viendo la paja en el ojo ajeno e ignorando la viga en el propio.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

PERDÓN O RENCOR

Todos nos vemos en la tesitura de elegir entre el perdón o el rencor. Los que eligen el rencor pierden una gran oportunidad de crecer.

domingo, 13 de noviembre de 2016

LIFE BEFORE DEATH


VIVIR, así con mayúsculas, y no solo “pasar por la vida” es, sobre todo, atreverse a interactuar con el mundo que está fuera de nuestra carcasa. Puede o no, ser fácil, pero queda claro que implica correr algunos riesgos.
Hay quienes por temor (me incluyo) a las consecuencias o para esquivar los costes, deciden no correrlos. Viven (o sobreviven) encerrados en unas estructuras que creen muy seguras y que muchas veces se derrumban con la llegada de un “viento” inesperado.
También, todo sea dicho de paso, está el lado opuesto. Los que creen que su vida se significa en la cantidad de adrenalina que pueden sentir corriendo por sus venas, por lo que, caminan a cada instante por el filo de la navaja, jugándose la vida (y, en muchas ocasiones, no solo la propia) en cada esquina.
Entre esos dos extremos, están (me incluyo después de trascender algunos mares con marejadilla), los que se saben vulnerables, conocen sus posibilidades…
Son, los que un día, de repente, a pesar de un “sol abrasador” y con el riesgo de quemarse la piel, no quieren perderse el placer de una caminata y salen de casa con una visera y embadurnados en protector solar. Son los que, en los días de lluvia, les gusta caminar entre los charcos, a pesar del riesgo de contraer un resfriado, y con paraguas en mano, salen a la calle…a vivir.
Lo que me ha quedado claro, es que los que deciden correr algún riesgo tienen posibilidad de perder algo o a alguien, pueden salir heridos y que pueden herir a otros, pero no es menos cierto que también los que se atreven a correr riesgos, pueden ganar lo que nunca hubiera logrado.
Nunca he sido un héroe ni querría serlo, quizá para mis hijas sí, como lo fue mi padre para mí. Soy, posiblemente como tú, de esos que no se conforman con ver la vida por televisión ni quieren abandonar a los demás a su suerte, sabiendo que puedo hacer algo para ayudar, aunque sea un poco.
Después de transitar este camino lleno de satisfacciones y sinsabores, he podido oír el canto de la vida cuando he intentado y he conseguido, y también cuando he proyectado y he fracasado con las propias limitaciones de ser humano; “honrar la vida”.
Justo en este instante, me viene a la memoria la película Gattaca. Ambientada en una sociedad futura, en la que la mayor parte de los niños son concebidos in vitro y con técnicas de selección genética. Vincent, uno de los últimos niños concebidos de modo natural, nace con una deficiencia cardíaca y no le auguran más de treinta años de vida. Se le considera un inválido y, como tal, está condenado a realizar los trabajos más desagradables... Vincent sueña con viajar al espacio, pero sabe muy bien que nunca será seleccionado. Durante años ejerce toda clase de trabajos hasta que un día conoce a un hombre que le proporciona la clave para formar parte de la élite: suplantar a Jerome, un deportista que se quedó paralítico por culpa de un accidente. De este modo, Vincent ingresa en la Corporación Gattaca, una industria aeroespacial, que lo selecciona para realizar una misión en Titán.
Vincent corrió el riesgo de “tocar” el espacio aunque el coste fuese elevado, su propia vida.
Thomas Edison lo plasmó de forma ingeniosa en una de sus frases: “No he fallado, solo he encontrado 10.000 maneras que no funcionan. Los que aseguran que es imposible no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo".

lunes, 31 de octubre de 2016

AYUDAR-SE

Hay gente que se agarra a otro para salvarse y en realidad, es el otro quien se está salvando.

lunes, 24 de octubre de 2016

ESPERAR O ACCIONAR

Si nos sentamos a esperar para estar preparados para lo que acontece en el día a día, puede que esperemos toda una vida.

miércoles, 19 de octubre de 2016

EL PRECIO DEL PERDÓN

Nelson Mandela al abandonar los barrotes de la prisión, dijo: "Al salir por la puerta hacia mi libertad supe que, si no dejaba atrás toda la ira, el odio y el resentimiento, seguiría siendo un prisionero".
Y modestamente agrego: "Si no hay perdón no hay olvido. Si no hay olvido no hayaremos paz. Sin paz no habrá amor".

viernes, 14 de octubre de 2016

ESO SOMOS...ESO SOY

Lo que ves es lo que soy...
Simplemente un trozo de "ser" en este infinito Universo que nos vive.
Risa y llanto...
Sueños y realidad...
Locura y cordura...
Dolor y amor...
Dulzura y amargura...
Niño y adulto...
Pasión y razón...
Ego y alma...
Libre y esclavo de mis emociones...
Limitado e infinito...
Ángel y demonio...
Nada y eternidad...
Eso soy... No es gran cosa...pero es todo.

jueves, 13 de octubre de 2016

MIRADAS

Hay miradas que lo dicen todo... Es por ello que quien no te quiere oir, no te va a escuchar ni siquiera gritando. Pero quien te quiere entender, te entenderá incluso si no hablas.