viernes, 18 de diciembre de 2009

Y LLEGÓ LA NAVIDAD...


…siempre abrazada a diciembre, mes que mientras “no cambiemos el calendario”, será el que indique que el año llega a su fin. Cierra una etapa, un ciclo, dejando atrás nostalgia por los buenos instantes exprimidos y la ilusión por transformar los momentos difíciles. Da paso a unos días llenos de ilusión y esperanza. Esperanza, para que todo lo que conlleva la llegada de un nuevo año, llene los vacíos y “rebose” los que ya estaban llenos.
Las noches, “dejan de ser noches”, se iluminan por miles de bombillas, escaparates alumbrados, el humo de las castañas asadas y sobre todo, lo que realmente da VIDA a estas fechas, los niños, hasta altas horas de la madrugada jugando con los estallidos de los petardos, consiguiendo que respiremos un olor típico en estas fechas. Mientras inhalamos esa “fragancia” a dinamita quemada, nos invade el optimismo por el cambio, y no sólo de un nuevo año que empieza a asomarse. La ilusión por una “permuta” trae consigo, hasta para los escépticos, la credibilidad de que todo será especial, deseable y sobre todo “diferente”.
La llegada de los venideros doce meses arrastra una quimera “vendida” por nuestra idiosincrasia para que nuestras vidas cojan un rumbo distinto al presente. Girar el timón hacia un futuro floreciente, a mí entender, depende de nosotros. Tenemos el potencial necesario para cambiar interiormente y todo cambio, es un proceso de transformación interna que nos permite comenzar a dirigirnos en una nueva dirección, alejándonos de lo que nos desagrada y perjudica, y acercándonos hacia lo que nos beneficia y produce placer. Ocurre, que tememos al cambio por no saber actuar. A razón de que lo nuevo no es algo definido. Una forma de defenderse de lo desconocido es agarrarse a lo conocido y, consecuentemente, negamos lo nuevo. Espero y deseo que con la llegada de este “nuevo año” nos atrevamos a cambiar, o al menos INTENTARLO. Intentar acariciar la orilla de esos anhelos que invaden nuestro día a día.
Y como ejemplo, giro el timón de este escrito y realizo un “cambio” para aprovechar la ocasión y navegar por el “mar” del agradecimiento. Quiero dar las gracias a todos los que me leen, dejan su comentario y a los que se quedan empapados por mis pensamientos transformados en letras. A los que han puesto “cara” atreviéndose a ser seguidores de los pasos del agua que emana este arroyo. Y sobre todo, a mi BUENA amiga Nuke. Sin ella todo lo que aquí está expuesto no sería posible. Insistía en que este “humilde arroyo” debía nacer. Que había manantial suficiente para humedecer toda la frondosidad de este bosque.
Desearles a todos una FELIZ NAVIDAD y que la llegada de este año 2010 cumpla los anhelos más profundos.

martes, 1 de diciembre de 2009

LA MIRADA DE MI PADRE


El pasado viernes, último de este otoñal mes de noviembre, salí temprano de casa para dirigirme a mi trabajo, empapándome del eco del canto del gallo, es decir, terminado ya el gallicinio. Una vez sentado en el sillón de mi gélido coche, así lo bauticé porque la noche lo había abrazado con el relente. Encendí, como de costumbre la radio para escuchar la música que me activa en las horas matinales. Al llegar al primer “stop” tuve la obligación de dar paso a un vehículo, asomaban los primeros largos dedos del sol distorsionando mi vista, impidiéndome advertir quien se cruzaba en mi “camino” a tan temprana hora de la mañana. Una vez se instaló delante de mis retinas, mi corazón palpitó un poco más rápido de lo normal, era mi PADRE. Intercambiamos la mirada por medio de su retrovisor y su brazo se estiró alzando los dedos al viento formando un abanico con su mano, fue nuestra forma de darnos los “buenos días” y como manda la ley de la vida, él delante y yo detrás.
Mientras me dirigía al trabajo y seguía respirando el aire que rodeaba el sonido que salía de la radio, pensaba en la mirada de mi Padre. Se asemejaba a la de un padre satisfecho por haber sacado a sus hijos adelante. Un padre lleno de orgullo por haber cumplido lo que la naturaleza manda. Lo cierto es que nada puedo reprocharle a mi buen padre, quizá que pasó poco tiempo con nosotros mientras mi madre resolvía la ardua tarea de criarnos. Son pocos los recuerdos que tengo de ver sentado a mi padre en la grada mientras jugaba al fútbol, pues el trabajo le retenía un gran número de horas que le privaba de “compartir” muchos de estos instantes, pero hoy, paro, hago balance, y sí recuerdo disfrutar cada verano de esas vacaciones en el sur de nuestra redonda isla, que la nevera siempre se mantuviera llena para alimentar nuestros hambrientos estómagos, que fuéramos uniformados al colegio con nuestros respectivos libros, que pudiese entrenar con mis negras botas de 20 tacos y sobre todo, que siempre, repito, SIEMPRE, Los Reyes Magos vinieran a visitarnos a nuestro “hogar” cada año.
Hoy, como hijo sintiéndome tan orgulloso de que él sea mi Padre, le puedo dar aquella RESPUESTA que un día me maravilló escuchando en una entrevista a Zinedine Zidane, responder cuando le preguntaron - “¿cuál sería para ti el mayor éxito que podrías conseguir en la vida?”- y él contestó: “QUE MIS HIJOS PENSASEN QUE HE SIDO UN BUEN PADRE”.
La presencia en la infancia de un buen padre hace que el niño se sienta fuerte y protegido, tiene un pilar en el que puede apoyarse. Para los que somos padres, desde mi humilde opinión, tenemos que permitir que nuestros hijos cometan errores, porque son éstos los que les ayudarán a crecer como “personas”. No aceptaremos conductas erróneas repetidas a conciencia, pero sí tenemos que aceptar que nuestro hijo pase por determinadas situaciones para que pueda convertirse en un adulto.
Un padre debe tener la mente abierta para aceptar que su hijo no es igual a él, que los tiempos cambian y no podemos hacerlos a nuestra imagen y semejanza, sería un error. Tropezaría con los dictados de esta sociedad, quedando atrás en muchos sentidos. Considero que existe un factor muy importante, el de inculcarles el valor de las personas y objetos, de cuánto debemos apreciar lo que tenemos, cuánto trabajo supone no solo ganarlo, sino lo más importante: conservarlo y no sólo materialmente hablando.
Para los hijos no hay cosa tan valiosa como la de tener un buen padre, por lo que debemos tratar de ser tan buenos como podamos. La perfección no existe.
Deseo cerrar esta humilde dedicatoria hecha a los padres y sobre todo a MI PADRE con una frase que escuché en una película que tengo muy presente: “Gladiador”, donde Marco Aurelio, emperador de Roma, decía humildemente a su egocéntrico hijo: “Tus defectos como hijo, son mis errores como padre”.

sábado, 21 de noviembre de 2009

LA FE

Esta semana, visité como de costumbre la Basílica de San Juan para instalarme allí y orar. Es un momento donde encuentro paz y me reencuentro conmigo.
Desde hace tiempo me he abrazado al Budismo, aunque personalmente me considero como la “mayoría” de este mundo, un seguidor de Jesús. Como cristiano, he vivido con él toda mi vida, pero de un tiempo a esta parte me he convertido en un cristiano no exclusivista y no creo que el cristianismo sea la única religión aceptable, por más que sea mi “hogar”.
Budismo, hinduismo, cristianismo, el islam o la propia fe bahai, el mensaje esencial de todas las religiones es bastante parecido. Cada una, con su propia filosofía, sus propias tradiciones, se fijan como objetivo apaciguar los sufrimientos del espíritu humano. Poco me importa si tal religión es “superior” a la otra, lo que tengo en cuenta es la mejor que se adapta a mis expectativas, y supongo, que es lo que cada uno debe encontrar.
El caso, es que una vez terminé de exhalar mis súplicas, la quietud del templo se instaló en mí, incitándome a quedarme estático durante un tiempo en aquel largo banco de madera.
Segundos después, una señora ya entrada en edad, como pude percibir al ver su rostro, semblante marcado por las líneas del tiempo, cumplía su promesa arrastrando sus rodillas con paso muy lento. Al notar, que era cuidadosamente observada, me hizo una pequeña reverencia a modo de saludo. Esto me incitó a cuestionarme qué le había sucedido para que paseara sus rótulas por las primitivas piedras de la basílica. Qué cumplió la “imagen” del Santísimo Cristo de Telde, para que esta señora desfilara su paso por la alfombra roja (y no la de Hollywood) en dos ocasiones.
Una vez terminó su promesa, se quedó mirando fijamente a la estatua del Santísimo Cristo, hecho de pasta de millo por los indios tarascos de México, que aterrizó en nuestra ciudad entre los años 1550 y 1555. Hipnotizada por el Santísimo se persignó como diez veces consecutivas, gesto que generó aún más mi inquietud por saber de su fe.
Evidentemente, no supe qué le hizo llegar hasta la imagen, intuyo una promesa, pero dejó con su paso, una reflexión en mí para desmenuzar: la FE.
La fe sin duda se trata de un concepto abstracto de muy difícil definición. La creencia propia de la fe, hace del asunto creído algo tan fuerte, que adopta el carácter de verdadero, aún sin ser comprobado. En la Biblia, encontramos una definición muy acorde a como quiero desde mi perspectiva explicarla, dicha definición se encuentra en Hebreos 11:1 y dice lo siguiente: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.
Tener fe es aceptar la palabra del otro confiando en su honestidad. Así ocurrió con los grandes profetas. Sus seguidores les creían porque tenían conocimientos sobre lo que profesaban, eran personas capaces de predecir acontecimientos y hablaban por inspiración divina, o en nombre de Dios. Buda, Jesucristo, Krishna, Mahoma, Baha’u’lláh son algunos de los mensajeros de Dios, según sus respectivas religiones.
Modestamente tengo mi opinión sobre la fe, y nada tiene que ver con la esperanza porque muchos creen que es lo mismo, para mí, la fe se encuentra en el momento presente, mientras que la esperanza se haya en el futuro. La fe es lo que nos proporciona seguridad. Fue la conclusión que saqué cuando abandoné la basílica después de desmenuzar el acto que aquella señora “profesó” durante mi estancia en la iglesia.
Se dice que la FE, es como una brújula en la tormenta y en la niebla. Modestamente creo que cada uno tiene su particular brújula interior. Si tú eres de los que ya has encontrado la tuya, ¿hacia dónde giran sus agujas?

viernes, 13 de noviembre de 2009

¿RAZÓN O PASIÓN?

En los momentos en que necesitamos tomar una decisión importante, es mejor confiar en el impulso, en la pasión, porque la razón generalmente procura alejarnos del sueño. Justificando que aún no ha llegado la hora.
La razón teme a la derrota, mientras que la intuición ama la vida y sus desafíos".
Tropecé con este relato hace más de cinco años en un libro que me regalaron.
Siempre que abría el ejemplar para ojearlo, repasaba la reflexión antes mencionada, masticándola sin poder tragarla: es difícil elegir entre razón y pasión.
Modestamente opino que el motor que puede “empujarte” a dar ese paso para cruzar la línea que muchas veces te mantiene lejos de tus anhelos más profundos, es la pasión.
Ser apasionado no es un trastorno, siempre que actuemos con la cordura del corazón. Se encuentra estrechamente vinculado a comportarnos de manera más emocional que racional. No en vano, el refrán popular dice: "Lleno de pasión, vacío de razón". Esto implica que cuando una persona se siente apasionada por algo o alguien, tenderá a reaccionar más con sus emociones que razonando objetivamente, pensando o planificando acciones para alcanzar sus metas, que de ser así, seguramente no las alcanzaría. Sólo las emociones, la pasión, te acercará a tu SUEÑO.
“¿Qué anhelo puebla tu mente y aún no has cumplido?”

miércoles, 4 de noviembre de 2009

A MI BUEN AMIGO PEDRO FLEITAS GONZÁLEZ


El pasado viernes a la hora en que la tarde se iba desmayando, salí a pasear con mi perra. Ese merecido tiempo en el que el animal, sacia sus necesidades tanto biológicas como emocionales, y yo, mientras, me siento a ver en el horizonte como se funden mar y cielo y se transforman en uno.
La sábana oceánica, mantenía una calma fuera de lo normal en estas fechas. En ese preciso instante, un barco rompía la serenidad del agua que rodeaba la costa. Al ver como esa embarcación con su paso dejaba su rastro atrás, formando una línea que dividía en dos la quietud del mar, lo comparé con el rastro que dejamos los seres humanos en nuestro paseo por la vida. Todos dejamos una huella, algunos de forma muy superficial y otros tan profunda que nos perdemos en mirar el hueco que han cavado en su andar diario, como es el caso de mi buen amigo Pedro Fleitas González.
Este lunes visité como suelo hacer con frecuencia su consulta. Para quienes no lo conocéis, os diré que además de homeópata, acupuntor, buen conocedor de toda clase de terapias orientales, e instructor de la Bujinkan Dojo, Pedro es un ser humano sin precedentes, es mi forma de valorarlo. La razón es simple y llanamente que es una persona abierta al diálogo, sabe escuchar, y desde mi perspectiva, encontrar a alguien que lo haga desinteresadamente hoy día, es rozar el cielo con los dedos. No es una persona que dé consejos gratuitamente pero “aplica” con sutileza una frase que le he podido escuchar: “No hay que enseñar al alumno aquello que puede aprender por él mismo. Pero si el alumno todavía no tiene desarrollada la visión hay que mostrárselo.”
De un tiempo a esta parte, mi relación con Pedro se ha fundido como lo hace la cera provocada por la llama. Pisé “su nuestro” tatami hace unos 20 años para empaparme de las artes marciales impartidas por él. Con el tiempo se agudizó una fuerza dentro de mí, que hizo que mis pies dejaran de pisar el “tatami” para pasear por los campos de fútbol de nuestra redonda isla.
“Lo que la vida te quita por un lado te lo devuelve por otro”, conmigo se cumplió. Las lesiones deportivas producidas por el deporte rey me llevaron nuevamente a las manos de mi buen amigo y terapeuta.
Desde entonces, Pedro ha estado en mi vida de una manera u otra. Ahora le siento más cerca. Nuestras largas conversaciones, su altruismo solidario conmigo…han hecho que nos veamos con lupa, todo se ve más grande, transparente y se “ensancha a lo largo”. Siento y puedo sentir por su parte, que cuando compartimos tiempo nos vemos como “amigos”. Le hablo y él me habla, nos abrimos sin miedo a que uno de los dos pueda utilizar la intimidad entregada. Siempre he oído que “dar información es dar poder”, por ello, cierro más que abro el grifo de mi vida personal. Pedro logra con su “llave” abrir mi manantial, consiguiendo que me olvide de aplicar aquella frase que me retiene en otras ocasiones, con otras personas, emanando toda mi agua para llenar la “presa” de sus oídos y de su alma.
Quiero como manda el haberme criado en un buen caldo de cultivo, agradecerle a la vida las cosas que me regala, buenas o malas. Las no tan buenas, las suelo desechar una vez hayan pasado por mi filtro, para quedarme con la parte positiva de ellas, y con las bondadosas como es el caso de mi relación con Pedro, como anteriormente mencioné, agradecerle al UNIVERSO que me haya dado la oportunidad de vivirlas, de exprimirlas…
-“Ábrete a la no- existencia del yo.” Me invita a sumergirme cuando alguien invadido por la ira, la rabia, la envidia…se dirige hacia mi persona de forma destructiva cuando publico, y no haciéndolo hacia el escrito, como debería de ser.
Abrirse a la no-existencia del yo es desapegarse del mismo. De esa manera logro no apegarme a nada y desprenderme de los comentarios hirientes.
Para cerrar os propongo el siguiente ejercicio relatado en uno de los libros de Jorge Bucay, para la reflexión y conclusión. Consta en apuntar en un folio una lista de las personas que te importan, (no incluyas ni padres, ni hermanos, ni hijos, ya sabemos que nos importan más que nada). Una vez terminada la lista de las quince, ocho, dos o cincuenta personas que hayas apuntado, probablemente confirmes lo que ya sabías. Dale la vuelta al folio, y sin ver la lista anterior, anota los nombres de las personas para quienes crees ser importante en sus vidas, dicho de otra manera, la lista de aquellos que te incluirían en su lista. Puede ser que esta tarea te confirme que hay personas a quienes queremos, pero quizá mucho más doloroso, será descubrir la existencia de los que no nos quieren.
Estoy seguro que Pedro me añadiría en su lista y yo a él, sin duda.
¡Gracias infinitas Pedro, por todo!

jueves, 22 de octubre de 2009

CADA UNO CONSIGO Y JUNTOS A LA VEZ


Se cuenta que dos amigos atravesaban un bosque cuando apareció un enorme oso. El más rápido de los dos huyó sin preocuparse del otro que, para salvarse, se tiró al suelo simulando estar muerto.
El oso creyéndolo muerto, lo lamió y se fue. Parecía como si le hubiese dicho algo.
-¿Qué te ha dicho? -le preguntó el huidizo.
-Sólo me ha dicho que no me fíe de los “amigos como tú”.
Como viene siendo habitual, me gusta comenzar el tema a exponer poniendo de aperitivo, un cuento relacionado.
El pasado fin de semana como de costumbre celebré mi ritual, un paseo con mi perra por la gran avenida costera que bordea nuestra ciudad de Telde. Al comienzo del trayecto, me tropecé con dos amigas y sus respectivos hijos a golpe de pedal en sus bicicletas. Los niños, estimulados al ver a la perra abandonaron sus pedales y corrieron junto al animal. Éste no paraba de mover el rabo, señal de alegría y de que entre ellos existía una conexión “fuera de lo humano”.
Como el destino nos llevaba en la misma dirección, fuimos a la par, charlando y viendo el juego de los niños. Uno de ellos, al que más respeto le imponía Moli (así se llama mi perra), se agarraba a la pierna de su madre, como si de un bote salvavidas se tratase. Fue entonces cuando se me ocurrió cogerle de la mano y darle las riendas de la perrita. El “temor” desapareció enseguida. “Dicen que los niños tienen el don de saber que seres realmente les quieren, un don que con el tiempo se va perdiendo”.
Mediante la correa que los unía, continuaron caminando cabizbajos, pensativos, “cada uno consigo y juntos a la vez”. Al mirar esa escena, contemplé uno de los pocos momentos en los que la naturaleza se expresa libremente y me pobló el típico pensamiento: “el perro, el mejor amigo del hombre”. En cuestión de segundos esa vivencia hizo que me invadieran miles de pensamientos relacionados con la amistad.
Quizás sea una de las relaciones interpersonales más comunes que la mayoría de las personas tenemos en la vida. Se da en distintas etapas y en diferentes grados de importancia y trascendencia. De la misma manera que existen amistades que nacen a los pocos minutos de relacionarse, hay otras en cambio que tardan años en hacerlo. Esta claro que debido a estos matices, no todos tenemos el mismo concepto de AMISTAD. Para mí, nace cuando dos personas o una y en este caso el perro, encuentran ante todo y sobre todo inquietudes comunes. Con capacidad de cuidarse y cultivarse “activamente” en el transcurso del tiempo, en una serie de virtudes comunes para ambos: sinceridad, franqueza, respeto y generosidad… Entre ellas subrayo una a la que particularmente valoro y doy mucha importancia, que es la ACEPTACIÓN, sin pretender jamás adueñarse de la voluntad del otro. Destaco ésta porque considero que ninguna otra relación, respeta tanto la libertad del otro como LA AMISTAD.
Muchas de las imágenes que durante el paseo se instauraron en mi retina viendo al niño con el perro, fueron la mejor representación de la esencia de la AMISTAD que inmediatamente surgió entre ellos, esa obediencia y quietud a la vez, que es capaz de transmitir en este caso el perro sin necesidad de pedirla, esa complicidad que invita a ver la vida siempre como un juego. La verdadera amistad es desinteresada, pues más consiste en dar que en recibir, lo cual no implica que no sea necesaria una
correspondencia, un afecto y una benevolencia mutuas, como pude presenciar en este paseo. Llevado al plano entre personas, sólo cuando una amistad es de verdad, tiende ésta a hacerse más fuerte, no dejándose corromper por la envidia, no enfriándose por las sospechas, y creciendo en la adversidad. Lo comparo con MI AMIGO EL PERRO porque él es un claro ejemplo al estar siempre predispuesto al reencuentro, acompañándome incondicionalmente en cada uno mis naufragios, aquilatando mi soledad en muchos malos momentos, animándome cuando la angustia me ensombrece invitándome a uno de estos mágicos paseos, regalándome toda su atención y su lealtad.

jueves, 15 de octubre de 2009

LA PROSTITUCIÓN

Días atrás sentados en una terraza de mi ciudad (Telde), mientras mi hermano y yo tomábamos café, no pudimos evitar oír a unos “individuos” que lindaban con nosotros compartiendo cenador, cómo criticaban a una mujer por su anterior profesión, que en ese instante pasaba por allí. Por lo que mis oídos pudieron escuchar, esa mujer había ejercido la prostitución. Estaba “marcada” por la sociedad. Iba acompañada por una niña de unos 3 añitos, que cogida de la mano no paraba de sonreír y dar saltos, signos de sentirse feliz al lado de su madre.
La curiosidad me invadió, si fuese cierto lo que escuché, reitero, SI FUESE CIERTO LO QUE ESCUCHÉ: “¿qué llevaría a esa mujer a dar esos pasos?” “¿Qué le motivó a tomar esa decisión?” Quizás sus necesidades, su vacío existencial, carecer de medios para vivir, no encontrar trabajo para alimentar a su primogénita, quizá lo hiciera por placer, la cuestión es que sólo ella lo sabe y yo no la voy a juzgar.
Al ver que iba acompañada por una menor, intuí que lo había hecho por necesidad, por una causa de fuerza mayor. No sé que será más triste, si las razones que la llevaron a ejercer la prostitución, o la de estas otras mujeres que ejercen de forma libre, voluntariamente y sin motivo ni razón alguna, la crítica (deporte por excelencia en España).
“Ahora está casada con fulano de tal, su marido, pobre hombre”, eran las críticas destructivas que tronaban en aquella mesa.
Hoy quiero dedicarle este “pequeño y humilde” recordatorio a esa mujer criticada y a todas aquellas que dan respuesta al deseo sexual de muchos hombres. Considero que inconscientemente mucho más importante en la mayoría de los casos, se entregan para cubrir la necesidad de afecto y comprensión de aquellos desalmados cuerpos masculinos que demandan un alivio a la soledad y a la incomunicación. De hecho datos estadísticos revelan que los hombres que acuden a estos servicios les caracterizan en el 90% de los casos una baja autoestima, exceso de ego y a menudo rasgos de sumisión que pretenden canalizar demostrando ser dominadores en estas citas.
La prostitución considerada la profesión más antigua del mundo, es una vida en contra del instinto, tan en contra del instinto como la de una monja. Aunque quizá una prostituta pueda entrar en el cielo antes que una monja, tal vez pues ésta, a fuerza de “vivir y de conocer” la vida, puede llegar a amar, pero la monja por buscar sólo a Dios, quizás se olvide de amar al resto del mundo.

miércoles, 7 de octubre de 2009

LA FELICIDAD


Comentó una vez un gran escritor y psicoterapeuta (no lo digo yo) que hoy, muchos años después y con algunos caminos diferentes recorridos, sigue sin encontrar la formula de la felicidad, quizá por eso, sigue creyendo que no existe y agrega algo más, sospecha que quizá no deberíamos perder demasiado tiempo en buscar la receta. Está convencido de que sería más que suficiente ocuparnos mejor, más sanamente y con vehemencia de todo aquello que nos impide ser felices.
Felicidad: tarea ardua la de definir este concepto, o por lo menos para mí. Todos hemos tendido siempre a perseguir la felicidad como una meta o un fin, como un estado de bienestar constante, (lo único que es permanente es el cambio), creo que la felicidad se compone de pequeños momentos, de detalles vividos en el día a día, y quizá su principal característica sea la insignificancia, su capacidad de aparecer y desaparecer de forma perenne a lo largo de nuestra vida.
¿Dónde buscar la felicidad? Tal vez en acontecimientos externos, materiales o en nuestro interior. Aún hoy es difícil responder a esta cuestión.
Bajo mi punto de vista y desde que me he empapado de una filosofía de vida, de una ética laica como es el budismo, (y no quiero decir que sólo esto me haya llevado a verlo, simplemente ha actuado como lupa) percibo que dedicamos gran parte de nuestra vida al trabajo, a adquirir objetos, a nuestras amistades... convencidos que les necesitamos para ser felices. Sin embargo, cuántos dolores de cabeza nos da buscar ese trabajo, y luego el trabajo en sí mismo; mantener el coche que nos hizo tan felices ( las multas, los aparcamientos, los pequeños o grandes accidentes), nuestros amigos, la familia, nuestra pareja... En todo eso encontramos momentos de gran felicidad, pero también muchos problemas y mucho dolor". BUDA opinaba que cualquier cosa que es causa de felicidad no puede ser causa de sufrimiento: sería incompatible.
Todo esto forma parte de nuestra vida y está bien que así sea, pero considero que debemos tener un motor interno capaz de activar nuestra felicidad percibiendo las cosas pequeñas de la vida. “Matthieu Ricard”, fue sometido a 256 censores y decenas de resonancias magnéticas a lo largo de varios años por especialistas en neurociencia afectiva para validar un experimento. Allí donde los niveles en los “simples mortales” eran muy altos, -estrés, coraje, frustración, ira, odio - en el cerebro de Ricard, estas sensaciones negativas sencillamente no existían. Por el contrario, ahí donde la mayoría de voluntarios mostró bajísimos niveles -satisfacción y plenitud existencial- , Ricard superó todos los índices. Los especialistas en neurociencia afectiva le nombraron “el hombre más feliz de la Tierra”. A sus 61 años, quien hoy es asesor personal del Dalai Lama tiene una vida digna de un guión de cine. Biólogo molecular, hijo de un filósofo ateo, dejó su carrera para abrazar al budismo.
-¿Una bonita casa en la playa? Matthieu Ricard prefiere el monasterio apartado de toda civilización donde vive, en las montañas de Nepal.
-¿Una cuenta bancaria boyante? Ha entregado todo el dinero de las ventas de sus libros a la caridad.
-¿Quizá un matrimonio “bien avenido” o una excitante vida sexual? Tampoco: a los 30 años decidió acogerse al celibato y dice cumplirlo sin descuidos.
En realidad, Matthieu Ricard carece de todas las cosas que los demás perseguimos con el convencimiento de que nos harán un poco más felices. Y sin embargo, este hombre, es considerado más feliz que usted y que yo. Mucho más feliz. El más feliz.

martes, 29 de septiembre de 2009

¿LA LIBERTAD ATRAPA?

Cuando salió a la luz pública la película “Cadena Perpetua”protagonizada por mi actor favorito: Morgan Freeman acompañado por Tim Robbins hubo una escena que me hizo reflexionar acerca de la libertad. Para los que no habéis visto la película, os contaré muy brevemente el tramo que anteriormente mencioné y que caló fuerte en mi retina para quedarse anidado.
A uno de los presos que llevaba allí toda su vida y ya entrado en edad, le dieron la “condicional”. Al salir, la vida había llevado su curso y las nuevas tecnologías habían hecho lo propio. Era un ser humano con una vida entre rejas y al encontrarse con un cambio tan intenso, la libertad se le hizo muy grande. Era “alguien” dentro de aquella prisión, fuera, ni la sombra de lo que dentro significaba. Su decisión fue la de suicidarse. No supo volar, claro que siempre “creyó” ser libre en la rama de aquel árbol. Fue preso de su libertad.
Desde hace mucho, he venido escuchando personas aseverando con total autoridad, seguridad y supuesta claridad, postulados acerca de la libertad, que ésta se consigue tras el éxito, el dinero, la madurez, la autonomía del ser…pero ¿a qué libertad se refieren? ¿a una libertad condicionada? Me puse a pensar y a tratar de digerir algo que no me cuadraba y no me convencía en absoluto: “¿Tendremos realmente la autoridad plena de hacer o no lo que queremos?” Por más vueltas que le di al asunto, un "no" fue la única respuesta.
He intentado experimentar con el significado de libertad; intenté hacer cosas fuera de cierto patrón: ir de improvisto a algún lugar, escuchar música a la hora que quisiera, cosas muy básicas, meros baladíes. ¿Fui libre de hacer lo que quise simplemente porque así me pareció? Obviamente, obtuve otro "no" como respuesta.
Pues era una cuestión de lógica, la vida en sí es regida por varios patrones, están las leyes, las normas de convivencia social, sagradas o religiosas (para aquellos que son creyentes), cuestiones morales y éticas provenientes de la familia, círculo de amistades, de lo laboral y un sin fin de otras normativas. Todo está programado, por así decirlo. Si dijese que mañana lo quiero dejar todo e irme a un país de ayuda humanitaria, muchos dirían que estoy loco. El miedo a desprogramarte de esta sociedad tiene un peso enorme, pero, sólo nos sentiremos libres, si dejamos de sentirnos condicionados por todo lo mencionado anteriormente.Tú eres el que ha de elegir tu propia reacción, frente a las cosas, situaciones y personas. Vivir libremente, siendo dueño de uno mismo, es no dejarse llevar ni por persona ni situación alguna. Saber que nada ni nadie tiene poder sobre uno ni sobre sus decisiones.
El ser humano sabe por sí mismo lo que está bien o mal, pero realmente ¿que está bien o mal? Quizás es lo primero que hemos de dejar de preguntarnos, porque entonces ya no eres libre de pensamiento, estamos cuestionando. ¿El miedo cuestiona? Si, naturalmente, y además paraliza, no dejándonos ser libres. El pensamiento se sujeta al miedo y no permite la libertad.
Para mí, sentirme libre, sería estar liberado de cualquier enfermedad física, mental, y de cualquier estructura social, que me impida hacer en el momento que me invade el impulso, lo que deseo.

lunes, 21 de septiembre de 2009

LA FORTALEZA ESPIRITUAL


“Al llegar al Tibet, una joven pidió prestado un espejo a fin de arreglarse y verse más presentable. A pesar de todos sus esfuerzos, relata lo siguiente: "Nunca olvidaré mi apariencia; algunas de mis amistades no me reconocían". Debido a que había vendido su propio espejo a un monje budista a cambio de un trozo de carne de yack, ella no había pasado el tiempo contemplándose; ahora ni siquiera reconocía su propia imagen. Era una persona diferente, tanto por dentro como por fuera. Durante el trayecto por cadenas montañosas y enormes privaciones, ella se había forjado una profunda convicción; su fe había sido probada y su conversión era firme; había sido refinada en aspectos que el mejor espejo no podía reflejar. La joven había suplicado recibir fortaleza y la había encontrado: en lo más profundo de su alma”.

Elegido este cuento budista no de forma casual para comenzar mi reflexión acerca de la “fortaleza espiritual”, donde Siddahartha Gautama (Buda) fundador del budismo enseñó al mundo la posibilidad de liberarse de todo sufrimiento a través del Nirvana (el camino hacia la Iluminación). Así nos muestra que todos los seres humanos tienen el potencial interno de lograr el cese de su sufrimiento y comprender la naturaleza humana. De ahí, que desde mi modesta opinión la fortaleza espiritual sea tan trascendente en su presencia como amenazante en su ausencia. En este sentido, la carencia de toda fortaleza moral interna podría empujar a cualquiera a la búsqueda de sustitutos que le aporten desde fuera el respaldo que no encuentran dentro, el prestado coraje o la falsa seguridad que necesitan para seguir adelante. Demasiadas veces esa alternativa la ofrece una adicción. Cualquiera que sea la droga elegida - alcohol, sexo, trabajo, otra persona…el adicto deposita el poder, la energía o la fortaleza en "eso", de lo cual depende para sentirse bien, no obstante, las adicciones no dan fortaleza, solamente generan la vana ilusión de sentirse fuerte o seguro y terminan, tarde o temprano, destruyendo la poca fuerza interior que quedara en el adicto. Buscar fuera, lo que en realidad deberíamos encontrar dentro nunca es una buena idea.
Ésta es la clase de flaqueza interior de la que quisiera hablar. No tenemos que vivir mucho tiempo para descubrir que la vida casi nunca resulta como la planeamos. La adversidad y la aflicción llegan a todos. ¿Conocen a alguien a quien no le gustaría cambiar algo de sí mismo o de sus circunstancias? Y sin embargo, estoy seguro de que conocen a muchos que siguen adelante con fe. Uno se siente atraído hacia esas personas, es inspirado por ellas e incluso fortalecido por sus ejemplos.
Hace unos tres años, mi hermano mayor viajó en una expedición militar a Lourdes. Cuando aterrizó de vuelta, lo hizo invadido por una gran fe. Me extrañó, él siempre había sido una persona muy terrenal, pero aquel viaje le cambió la forma de vivir su FE. Relataba como las personas llenaban todo tipo de jarras de la fuente. El agua de la gruta es símbolo de algo milagroso. Una fuente y agua espirituales que nos limpia y renueva por dentro dejándonos en el corazón un pozo de alegría profunda. Claro que el factor psicológico es muy importante, pero no quiero entrar en ese detalle, no deseo desviar el tema, porque hasta a mí me está gustando escribirlo. Describía como hasta los más avanzados en edad, empujaban a los que en silla de ruedas iban a ver la “imagen milagrosa”. -¡Era increíble! esa fue la frase que más repetía…
Después de oír su relato, me quedé pensando que todas esas personas estaban motivadas por algo interno: La Fe, simbolizada por una imagen, la virgen de Lourdes. ¿Pero y la persona pobre de espíritu que no le mueve ningún dogma? Quien nada lo motiva más que una adicción efímera. Son muchos como anteriormente relaté, los estimulados por una ilusoria esperanza, como un sustituto del yo, que cuando se desvanecen, terminan por venirse abajo, por derrumbarse.
Entrecerrando puertas cuestiono: ¿cómo salir de ese pozo sin una fuerza interior?

jueves, 17 de septiembre de 2009

LA HUMILDAD


Una noche, un mosquito que no paraba de hablar y hablar sobre sí mismo, le decía a una luciérnaga:
-"Yo no creo que haya en el mundo una criatura mas útil y al mismo tiempo mas noble que yo. Si el hombre no fuese por naturaleza un ingrato, debería estarme eternamente agradecido; de hecho no podría tener mejor maestro de comportamiento moral. Porque mis agudas picaduras le ofrecen la posibilidad de ejercitarse en la noble virtud de la paciencia. Y con el fin de que se sacuda de su inepto sueño, de día y de noche, en cuanto se acuesta para dormir, enseguida me ocupo de picarle ya sea en la frente, en la nariz, o en otras partes del cuerpo. También poseo en la boca una trompeta, con la cual, a modo de guerrero, voy tocando y proclamando mis gestas. Pero tú, luciérnaga, ¿qué bien reportas al mundo?".
Respondió la luciérnaga:-"Amigo mío, todo aquello que crees hacer en beneficio de los demás, en realidad lo haces pensando solo en ti. Al picar a las personas, chupas su sangre, la cual te ayuda a nutrir tu vientre; y tocando la trompetita, tratas de exaltar tu acción ante sus ojos y la vista de los otros. En realidad solo te quieres a ti mismo. En cuanto a mi, no tengo otra cualidad fuera de esta lucecita que arde en mi corazón. Con eso, procuro iluminar el camino a quien esta envuelto en las tinieblas de la noche. Sé que esta lucecita mía es bien pequeña, y quisiera hacer más, pero la naturaleza no me lo permite. El poco bien que hago, lo hago en silencio, sin vocearlo alrededor. ¡Que las personas juzguen quien de nosotros dos les es de mayor provecho!".

Quería comenzar con buen pie para hablar de este tema que tanto escasea hoy día en la sociedad moderna, de ahí que haya dejado este cuento. Paseaba por un muelle con mi amiga Lorena, miré al frente y bajo el gran faro, amarrados se mareaban muchos barcos anclados. Parecían desear salir de allí para navegar sin rumbo, por un momento creí que tenían vida. La miré y le dije: - ¿Con cuál te quedas? Sonrió porque me iba a señalar un yate. Pero enseguida le invadió la humildad y se dejó llevar por ésta. Eligió uno más sencillo. Yo, había echado el ojo a una lata de sardinas (así lo bauticé) que allí flotaba. Pequeño, sin remos, con eso me conformaba para pasear por la quietud que ese día reinaba en la sábana oceánica. Claro que a todos nos gustaría tener ese gran barco que nos saque a navegar mientras las gaviotas revolotean graznando cerca de la proa pero por naturaleza, los “pobres” como así los llamo yo, somos invadidos por los miedos a poseer algo con valor por si tenemos que pagar un precio. Es por ello que siempre tendemos a ser humildes y conformarnos con poco.
Tratar la humildad es complicado debido a que el que más o el que menos de nosotros tiene arrestos de orgullo que es lo adverso a la humildad. Cuando una persona está consciente de que no es superior a nadie y admira y ayuda a cada uno de sus semejantes como a sí mismo es humilde. Pero… ¿dime quién puede realmente definir la humildad cuando en su corazón tiene cabida el egoísmo y la envidia?
La humildad es algo íntimo nadie puede saber hasta que punto otra persona es humilde o no. Decirle a una persona que no es humilde es un acto de arrogancia por lo tanto es menos humilde que a la persona que se le dijo.
En realidad, el significado de las palabras es bastante arbitrario y varía con el tiempo, el contexto en que se utilice, la contraposición con otras palabras, como se emplee el lenguaje no verbal al pronunciarla…eso es muy importante, al menos para mí. Humildad es una palabra trascedental y se utiliza mucho cuando se habla de valores, de moral, de religión y hasta de ética laica. La humildad es reconocida como virtud social. Una de las percepciones es señalar la baja condición de las personas, calificándolas de rastreros de carácter, cobardes, vencidos...
En el contrapeso de la balanza, nos encontramos con la soberbia, haciendo referencia a la superioridad, a lo supremo, a lo sublime...
Por lo tanto, la humildad, el recordar que uno viene de la tierra, es bueno para los que se preocupan demasiado en mirar hacia arriba y en alcanzar las cumbres del éxito, la fama y el ego exaltado.
Lo importante es lograr el equilibrio, porque la verdadera virtud, según el BUDISMO, siempre está en el término medio.
Buda dice: -“si eres humilde no serás capaz de ver todo lo que te llama a la superación, entonces, más que humilde eres un pobre de espíritu. Si te crees superior y a salvo de caer, es posible que un día caigas de tu pedestal. Porque en realidad eres más pobre de espíritu que otra cosa".
Y así, humildemente, doy las gracias a mi amiga Lorena por haberme hecho reflexionar para poder escribir sobre este asunto y bajarme los humos filosóficos para volver al nido de la humildad.

viernes, 11 de septiembre de 2009

EL AMOR… ¿UNA ENFERMEDAD?


Morihei Ueshiba fue el más grande de los maestros de las artes marciales de la historia. Murió en 1969, a los ochenta y seis años. Aun entrando en años era invisible como guerrero. Detestaba todo combate por antiestético, costoso, cruel, irreparable e innecesario. Su ideal y práctica de vida era el aikido, el arte de la paz. En su juventud, Ueshiba fue instructor en las academias japonesas de la élite militar; participó en la guerra ruso-japonesa, luchó en Mongolia, hasta que tres visiones espirituales le enseñaron que golpear, lastimar o destruir era el peor pecado que podía cometer. Entonces decidió retirarse al campo, donde consagró todo su tiempo a difundir el aikido, la magia transformadora del conflicto, la sabiduría del no combate ganador.
Solía decir que hay muchos senderos que van a la cima de la montaña, pero que sólo existe una cumbre: “el amor”.
Al leer este relato me invadió el sentimiento de querer compartirlo con todos los que aquí os paráis. Preciosa historia, consiguió transformar su vida. La que era pura osadía por la lucha en amor. ¿Cuantos de nosotros podríamos realizar semejante ejercicio? Creo que todos. Claro que para cada ser humano el amor no tiene la misma definición. Podría decirse que se trata de una relación de amistad, confianza e intimidad donde a la vez se da la atracción sexual, pero no siempre coinciden todos estos aspectos a la vez. El amor es un tema que da muchos quebraderos de cabeza, sobre todo porque es un abanico muy amplio, con muchos y diferentes puntos de vista. Por ello no expresaré mi opinión sobre el mismo pues cada cual supongo tendrá la suya propia, basada en su experiencia y en sus deseos. De lo que sí me atrevo a opinar es sobre la confusión que puede generar el amor con el apego. El apego es una falsa apariencia del amor y la gran responsable del fin de muchas relaciones. Se trata de un concepto capital en la filosofía budista y puede estar asociado a cosas, situaciones o personas. Para el budismo, el apego constituye la causa más importante del sufrimiento humano. El lado negativo del apego se presenta cuando viene acompañado de la inseguridad apareciendo el temor a ser abandonado. Ese miedo puede manifestarse en la necesidad de mantenerse cerca de la otra persona el máximo tiempo posible, llegando a crear situaciones asfixiantes. En el ámbito de la pareja, el apego es muy dañino porque el mismo ímpetu que aglutina es el responsable de provocar el mayor sufrimiento y el final de la relación. Es fácil dejarse engañar por el apego porque en muchos aspectos se asemeja al amor. La diferencia primordial entre apego y amor es el factor libertad. El amor jamás restringe el espacio y el tiempo que el otro necesita para su crecimiento, en cambio el apego, en lo que a mí respecta, siempre representa el primer eslabón de una gran cadena, en cuyo otro extremo yace una pesadísima ANCLA, que no permite al barco de mi ser navegar libre por los mares de la existencia cotidiana.

domingo, 6 de septiembre de 2009

SABER ESTAR CON UNO MISMO.


Son muchas las tardes que, después de salir del gimnasio o cuando parto de casa para coger aire, bajo al parque que habita en mi barrio, La Garita. Frecuento las terrazas que allí residen con los míos para tomar ese café que acompaña el ocaso. Suelo observar todo cuanto acontece a mi alrededor, sobre todo a las personas: niños, mayores, abuelos…me encanta contemplar el comportamiento del ser humano. Pero de un tiempo a esta parte, me ha robado mucha atención un señor que parece tener tatuada una sonrisa en su rostro. Whisky en mano, manices en mesa y acompañado día a día por su soledad, disfruta las tardes. Muchos le conocen, se le acercan, le hacen un poco de compañía y pronto vuelve a quedarse con su vieja compañera, la soledad. Un aislamiento elegido. Un hombre que disfruta de si mismo. Sabe estar sólo. Algo que está al alcance de muy pocos. Se puede estar solo sin sentirse solo, lo cual implica disfrutar del tiempo que pasamos en soledad sin sentirnos vacíos ni tristes. Y él lo consigue. Su nombre es Luis, lo sé porque saluda atentamente a todos los conocidos y a desconocidos que disfrutan su bella aura al pasar a su lado. Es un personaje típico del barrio. Posee ternura, su cara lo refleja con una mirada dulce, parece que nada le molesta, ni el ruido de los balonazos de los niños le distrae de su momento de disfrute. Todo lo contrario, sonríe para cada niño que viene a recoger la pelota. Sospecho que muchos tratan de establecer una relación para evitar el dolor que produce nuestra “enemiga”, la soledad. De hecho, hay personas que mantienen una relación aún sabiendo que no funciona, como alternativa a la pena de estar solas y desafortunadamente, ninguna relación puede aliviar lo atroz de sentirse solo. Disfruta de sí mismo, eso le hace distinto y consigue llamar mi interés. Algún día desearía apartar a su compañera “soledad” y compartir alguna conversación con él. Seguro que tengo mucho que aprender.
Gracias Luis, por enseñarme con tu sonrisa a reflexionar sobre como sentirse a gusto con uno mismo.

martes, 1 de septiembre de 2009

CARMEN: “UNA MUJER SIN PRECEDENTES”


En Diciembre de 1999, aterricé como empleado municipal del Ayuntamiento de mi ciudad, el destino fue una Escuela Infantil. Recuerdo ese día como si fuese ayer. Era un cambio en mi vida, claro que ésto es lo único permanente. Tengo que aplicarme lo que mi buen amigo Pedro Fleitas siempre me recita sutilmente: “Banpen fugyo”.
Tenía que entrevistarme con la directora del centro. Había oído hablar muy bien de ella, lo que me hizo llegar a su mesa empujado por aires de tranquilidad.
Han pasado los años y nuestra relación ha sido (amén de lo profesional) excelente. Como toda semilla bien plantada y regada cuando es debido, su tallo crece en ascenso y en plena rectitud. Es decir, hemos estrechado lazos y nuestra amistad ha sido como el Etna, el mayor volcán activo de Europa, siempre en plena erupción o como cuando uno mira al horizonte y ve como el cielo y el mar se absorben en uno. He visto lo mejor y lo peor de ella y poco puedo decir de su parte negativa. Una mujer y madre coraje, de esas mujeres que si estás mal te miran dormir por velarte el sueño. Me ayudó cuando más lo necesité y eso es una deuda de por vida, no sólo porque me apoyó cuando peor lo pasaba, el caso es que ella también transitaba por una situación crítica.
Saca fuerzas de donde nadie puede, como quien es capaz de escribir con tiza en el hielo. He sido testigo de su evolución (claro que uno siempre está evolucionando), he visto como ha sacado las garras como buen águila para defender lo suyo sin hacer daño, y esa técnica pocos la dominan. Luchadora incansable, capaz de dar a sus progenitores lo que ellos piden sin que ella lo tenga. Hace magia, es lo que pienso, porque es una mujer mágica. Cuento con la fortuna de estar en su vida, eso me llena el alma. Desde mi humilde blog, cumplo la promesa de escribirle lo que tanto merece: un reconocimiento.
Te querré por siempre Carmen…

viernes, 28 de agosto de 2009

EL VIAJE A LO DESCONOCIDO.


Mi amigo Pedro Fleitas dedicaba unas palabras a un amigo y alumno suyo. Hacía mención especial al párrafo de la canción de Amigos de Ginés: “cuando un amigo se va algo se muere en el alma” y añadía que en su alma algo empezaba a marchitarse. Entendí el mensaje que a todos quería hacer llegar Pedro con sus letras. Se sentía mal, pierde a un ser querido. Y le deseaba un buen viaje a la persona que emprende la marcha de esta vida terrenal.
Desde mi humilde perspectiva, pienso que cuando un ser humano inicia ese viaje de ida, sólo embarcará con lo vivido, es decir, se llevará lo disfrutado. Hago memoria y recuerdo la letra de la canción de Rosana (Llegaremos a tiempo) “la vida son dos trazos y un borrón”.
Disfrutar viene de "fruta", el prefijo "dis" tiene significación intensiva. De modo que "disfrutar" es "gozar de una cosa agotando sus frutos y esquilmándola sin cuidarse de su conservación". No hay quien no desee disfrutar de la vida, lo desea incluso quien piensa que vivir es un asco. Sucede que no sabe disfrutarla o no está dispuesto a pagar el precio justo y asequible, o no sabe en qué consiste disfrutar.
“¿Cómo deseas morir?” –Viva! Es la respuesta que siempre le oigo a mi querida amiga Marta cuando hablamos de este tema tabú. Me deja reflexionando, tiene razón, no quiero morir MUERTO. Deseo vivir todo con los cinco sentidos y los poros abiertos…
Cuando nos preguntamos qué es la muerte, hay una respuesta común para nuestra mente: el fin de la vida. Es difícil para el ser humano enfrentar el pasaje de esa línea invisible que tanto misterio conlleva. Es impactante ver como un ser querido permanece en la quietud permanente, que su temperatura corporal baje hasta desaparecer y de quien ya no podremos obtener ninguna respuesta. Para la mente humana la muerte es una realidad bastante difícil de entender, y peor aún, aceptar. Desde mi yo, sigo sin entenderla y dudo consiga aceptarla.

lunes, 24 de agosto de 2009

HOGAR DULCE HOGAR


La noche del pasado Sábado, mi querida amiga Lorena me telefoneaba para tomar un café. Acompañaba el tiempo y el ambiente. Había un concierto en la playa, típico de estas fechas en mi ciudad natal (Telde). Niños revoloteando por todos lados, padres sentados dialogando, parejas paseando…todo era perfecto para mí. Me gusta ver como la gente disfruta de las cosas simples que la vida regala sin que muchos nos paremos a darnos cuenta de ello. Cuando tragamos el último sorbo del café, nos levantamos para dar un paseo, ella lo necesitaba, había suspirado mucho mientras conversábamos. Tuvo un mal día, es un derecho que tenemos todos. Mientras caminábamos y nos escuchábamos no pude dejar de mirar las bellas casas que habitan y forman el barrio costero de La Garita, donde resido. La interrumpí comentándole; “mira esa casa, que fachada más bonita” y ella enseguida respondió; “si Alex, fachadas, sólo fachadas, quizás no sean ni casas, ni hogares”. Seguimos caminando y dialogando pero mi mente se detuvo en esa reflexión suya… Con el paso, mis pies dejaban atrás muchas fachadas con sus luces encendidas, me preguntaba si dentro, serían hogares calientes o simplemente viviendas ocupadas por almas frías. Un hogar es donde residen personas que sienten seguridad y calma. En esto último (la sensación de seguridad y calma) se diferencia bastante de una casa, que sencillamente se refiere a un lugar habitado, al lugar físico. Los horarios obligados por los trabajos de cada miembro de la familia, las distancias marcadas, las comidas rápidas, etc. también difuminan la necesidad de unirse alrededor de un lugar donde podamos compartir lo vivido día a día. A eso se suma las distintas formas de entretenimiento a través de los medios de comunicación (televisión), y las nuevas tecnologías (ordenadores, consolas…), que si no estamos atentos estarán instalados en cada habitación de nuestras casas. Con ello conseguiremos, pequeños hoteles, con suites dotadas de numerosos medios que hacen que los residentes estén mucho más cómodos. Pero no se podrán considerar hogares, porque han perdido el punto de reunión.
No se podrán construir hogares, donde los miembros que viven en una casa, no estén dispuestos a entregar parte de si mismos a los demás… Anoche me acosté sin darle las gracias a mi amiga, me había dado la oportunidad de reflexionar sobre algo que todos deberíamos hacer. ¿Y tú donde vives?

sábado, 22 de agosto de 2009

EL MIEDO


A veces el más valiente es el más cobarde... El miedo es una emoción que tiene muchas veces como función el protegernos de algún peligro real o no. Uno arrastra consigo, siempre una bolsa llena de miedos. A veces los miedos salen de la bolsa, se hinchan, crecen y llenan tu mente. Hay miedos absurdos que nos angustian profundamente. El miedo a que los demás oigan los pensamientos que fabricamos, a que no se vuelva a hacer de día, a que una arruga divida tu cara. En fin, miedos... En la bolsa hay también miedos verdaderos: el miedo a no saber quien eres y el temor a saberlo; el miedo a tu soledad y el temor a tener compañía; el miedo a las otras miradas y el temor a que te dejen de mirar; el miedo a soñar y el temor al vacío si dejamos morir nuestros sueños; el miedo a arriesgarse y el temor a dejarlo de intentar; el miedo a amar y el pánico a dejarse amar; el miedo a vivir y el terror a morir. Cuando salen los miedos de la bolsa, no sabemos que hacer y nos agarramos a los miedos mas absurdos para no enfrentarnos a los miedos verdaderos.
El miedo es un maravilloso invento del organismo para su desarrollo en el proceso de evolución del ser humano: ambos son necesarios para nuestra supervivencia y sería un error prescindir de él. Aunque cuando el miedo aparece de repente, por sorpresa e invade nuestros pensamientos, quedamos atrapados para pensar que debemos elegir en una situación que nos incapacite para realizarnos como personas. La mente es libre y nadie puede esclavizarla salvo nosotros mismos. Para vencer al miedo hay que ser valientes y eso significa entregarse a la vida sin condiciones, sin estar a la defensiva, confiado y atento para hacer lo que nos corresponde con la mejor disposición de ánimo, hasta el último aliento y sin aflojar nunca. Parece fácil, lo sé, pero es todo lo contrario. Vencer al miedo es dominar un sentimiento y ese itinerario es tan extenso como quien nos adelanta con paso largo camino hacia el cielo. No digo que sea imposible pero si muy difícil, entonces, ¿qué nos queda? Aceptación. La aceptación es una parte tan importante de la felicidad, la satisfacción y el crecimiento personal. "¿Lo acepto, o no?" Si lo aceptamos, fluimos con todo. Le permitiremos a la vida que haga lo que ya está haciendo. SER nosotros en la vida y consagrarnos en ella. Sólo así disfrutaremos de la vida totalmente desprovistos de apegos, esa es una meta elevada que puede brindar mucha satisfacción. Vivir momento a momento permitiendo que la esencia fluya a través de nosotros, sin restringirla, permitiéndole derramarse sobre todo y todos los que nos rodean. Es decir, VIVIR en plenitud.

jueves, 20 de agosto de 2009

SABER PERDONAR


Perdonar es abrir una válvula de escape para permitir la salida del veneno acumulado por el rencor y el resentimiento. Saber Perdonar es algo que enaltece y engrandece al ser que lo practica, es algo muy importante y de mucho valor espiritual al menos así lo entiendo yo. ¿Cuantas veces una relación ha llegado a su fin por no brindar un sano perdón al ser que nos ha herido? Cuando cometemos errores tendemos a pensar que pedir perdón significa COBARDÍA y hasta falta de personalidad. La realidad es que si estamos seguros de haber cometido un terrible error no debemos dudar jamás pedir disculpas al ser que hemos ofendido. No significa que vayamos a demostrar flaqueza sino más bien que tenemos sabiduría en el momento de evaluar nuestros actos. Todos pasamos por ambas caras de la misma moneda. De eso no me cabe duda. Personalmente lo he podido experimentar, una y otra vez. He sido perdonado y he perdonado. Pero lo que realmente me interesa, es APRENDER a valorar cuando he sido perdonado. Es ahí cuando se abre una oportunidad de CAMBIO. Las oportunidades de cambio deben ser para limpiar y sobre todo para RECAPACITAR. Reforzar nuestra capacidad de actuar.
Gracias a todos lo que me habéis perdonado!

miércoles, 19 de agosto de 2009

LA COBARDIA.


Ignora la lengua que ofende, esquiva el golpe provocador, huye del asalto del fuerte.
¿No son esos los actos de un cobarde?
El jabalí huye del tigre sabiendo que ambos están provistos de armas poderosas por la Naturaleza y que pueden matar. Al huir salva su propia vida y la del tigre. Eso no es cobardía, es amor a la vida.

La cobardía es una carencia, una ausencia de valor moral, un vacío total y absoluto de espiritualidad. Por eso, la peor, la más grave ofensa que se le puede hacer a un hombre es llamarle cobarde, y, sobre todo, cuando lo es. Pero sucede que en nuestra vida de relación social desvaloramos este término, porque equivocamos su sentido. Y solemos llamar cobarde al miedoso, que generalmente de cobarde no tiene nada y lo tiene todo, en cambio que en su falta de miedo enmascara su cobardía.
Pido disculpas a todos aquellos que tendrán que pararse a leer este artículo pues de alguna manera u otra les hago perder su tiempo. La envidia, los celos, en definitiva, el ser humano…alguien que no desea que este arroyo siga fluyendo y solo arroja peces muertos en la corriente para que los demás crean que el arroyo esta contaminado. A él, le dedico mis palabras, mi tiempo, y lo hago no para defenderme sino de manera altruista, para que cuando lea esto, pueda ayudarle a superar ese miedo, esa cobardía, esa carencia de SER. Y si su terapia, es venir aquí a blasfemar, le invito a que lo haga, a mí, me ayudará a practicar la tolerancia y la paciencia. En cambio a él, podrá desahogar su rencor y su envidia.
Un abrazo a todos lo que compartís día a día un momento conmigo!

domingo, 16 de agosto de 2009

LA OPORTUNIDAD PERDIDA.


En la mayoría de los casos no es posible, la vuelta atrás no significa que el valor de esa oportunidad conserve su propiedad original y como dice el proverbio: “no hay vuelta atrás”. Es mejor tener en cuenta para cuando decidamos lanzarnos, abrir nuestros labios, alargar la mano, para una oportunidad…aprovecharla! No dejarla pasar, así nunca perderla...y no echar nada atrás. El tiempo no regresa jamás. Creo en las cosas que salen del momento, de esas que no se piensan, no digo que toda la vida tiene que ser así, pero muchas veces vale más improvisar porque es más natural...y no vendrá el arrepentimiento. Y si ese sentimiento nos invadiera, porque el arrepentimiento es una sensación que se experimenta tras darse cuenta de que uno ha cometido un error, la mejor manera de abordarlo, no es culpar a otros por nuestros problemas, esto es una reacción natural pero inmadura. Tenemos que aprender a comportarnos con madurez. Y si hemos decidido tomar la decisión desde la razón, cada noche cuando nos invada el silencio y venga a visitarnos la conciencia, porque no elegimos aquello que deseábamos…sólo nosotros seremos los culpables. Entonces tú eliges…dejar que las cosas se nos escapen o vivir con lo atrapado.

viernes, 14 de agosto de 2009

DAR TU APOYO CUANDO LO NECESITAN...


Hoy mientras esperaba en la consulta del médico, terminaba de leer las últimas páginas del libro que me acompaña de un tiempo a esta parte. Por cierto, aprovecho la ocasión para recomendarlo, se titula: Autoliberación interior. La doctora iba con bastante retraso, así que me vino como anillo al dedo para acabar con mi ejemplar. Mientras pasaba las hojas ya leídas, veía el comportamiento de los allí presentes. No pude evitar, inhalar la tristeza de la señora que estaba sentada a mi izquierda. Suspiro tras suspiro, indicaba que aparte del calor existente en la sala, algo le ocurría. Dejé el libro a posta, durante un rato mantuve la mirada al frente para que mi compañera de espera, no se diese cuenta de que había aparcado mi libro para entablar conversación con ella. Tuve la suerte, de que me disparara primero (no siempre muere en un duelo el que saca la pistola más tarde) preguntó la hora a la que yo estaba citado. Eso fue el inicio de una conversación, que a ella supongo alivió la demora del médico.
Me contó su pasada vida, la lejanía establecida de su hijo por culpa de los problemas familiares, el hueco marcado por la desaparición de su esposo…ella buscaba ayuda. Yo sólo pude apoyarla escuchándola. Le dije que un buen psicólogo le “ayudaría” con más profundidad. No podía ir contando su vida a cualquiera, siempre he oído que “dar información es dar poder”. Tras un periodo largo de escucha, siendo receptivo en todo momento, creo que le serví de apoyo, de bastón, en ese momento y me fui contento. Ya no suspiraba como antes, señal de que se había aliviado exteriorizando parte de lo que dentro llevaba. Eso si, le dije que su báculo fue transitorio, que acudiese a una “ayuda” profesional…eso le proporcionaría cierta tranquilidad. Espero, si la vida me vuelve a dar la oportunidad de encontrármela, verla sin suspirar, y si lo hiciera que fuese de descanso.

miércoles, 12 de agosto de 2009

SABER RESPETAR


Los niños siempre me han llamado la atención, por su inocencia, por su descaro, por un millón de razones, pero la más…por sus ansias de querer ser árbol antes de pasar por la raíz. Si ya éstos me gustan, más lo hacen mis sobrinos. Ayer tomaba un refresco en la plaza de mi ciudad, por allí habitaba un travesti que a todos despertaba interés (y no menos a mi sobrino) por su vestimenta más que por su condición sexual. Se trataba de un personaje atípico. Los ojos de Daniel que así se bautiza el hijo de mi hermano, no paraban en otro sitio que en la figura del travestido. Cuando nos íbamos camino a casa, y con la mirada al suelo (señal de que iba pensando) osó a preguntarme si aquella persona vestía bien o lo hacía mal. Enseguida, le respondí que para algunos sí, para otros no. Para mi sorpresa sin apenas coger aire, continuó con el interrogatorio: “¿y para ti Alexis?”. Se me encogió el pecho, no por la respuesta que debía dar sino por la necesidad que tenía de saciar su sed de saber. Le respondí: “para mí Daniel, no pero debo respetarlo. Su respuesta fue tan rápida como atrevimiento: “para mí tampoco pero debo respetarlo. Ayer, mi sobrino, aquel niño de seis años al que no sólo cogía de la mano, sino del corazón había aprendido un principio ético y moral muy importante…RESPETAR.

martes, 11 de agosto de 2009

¿DESPEDIRSE SIN DESPEDIRSE?


Me pregunto como vivirá esta mujer el resto de sus días, el dolor que le acompaña se perpetuará de por vida, sólo algún estímulo podrá anestesiárselo. Despedirse sin despedirse. En una conversación que mantuve con una amiga viuda, le oí decir: “Es más fácil manejar el dolor de la viudez que el de la separación, porque en la viudez no te quedan dudas, la situación no tiene retorno, y no es tu culpa”. Fuerte tal vez, pero me ayudó a aclarar la duda que hoy me planteo. ¿Será que podemos elegir el dolor de decir adiós con claridad en lugar de mantener la esperanza del retorno o la sensación de culpabilidad por haber abandonado? Evitar el dolor inevitable sólo trae estancamiento. Quedarnos ilusamente en una relación que ya no existe, crea confusiones en nuestra vida, pero además atrapa las vidas de las generaciones futuras en ansiedades que no les corresponden.

PERDER LA CABEZA...


Obsesionarse, preocuparse de manera exagerada no sólo no conduce a nada bueno, sino que además produce un gran malestar con uno mismo. La persona obsesionada, preocupada, tiene un predominio del lado intelectual sobre el emocional; vive más en su cabeza que en sus sentimientos. Es como si todo lo que llegara a la mente de estas personas fuera importante y digno de tener en cuenta, mientras lo que llega a su corazón es desechado. A nivel mental estas personas son poderosas, tienen una energía mental desbordante, pero, por desgracia, no saben cómo utilizarla o la usan de manera incorrecta. No permitas que tu corazón haga caso a tu cabeza y sigue latiendo…

domingo, 9 de agosto de 2009

MI AGRADECIMIENTO...


La conocí por CAUSALIDAD. No creo que las cosas pasen en balde, el primer día nos oímos las voces telefónicamente, ella desde su Murcia natal y yo desde mi redonda isla. Nos escuchamos, porque ese día ya quería ayudarme. La lejanía no es impedimento para que dos almas se fundan en una bella amistad. Creo que las personas somos los responsables y ponemos la intensidad que deseamos para que las cosas sin forzarlas, ocurran. Siempre, desde corta edad, había oído que es de “buen nacido ser agradecido” y como me he criado en un buen caldo de cultivo, no puedo dejar a los míos ni a mí, principalmente, sin demostrar lo que he absorbido. Tú que tanto te has preocupado por que mi blog arranque a la perfección, siempre atenta, siempre ahí, sin pedirte que lo hicieras, quería agradecertelo en forma de texto. Doy gracias al UNIVERSO por hacer que lleguen a mi vida personas como tú, que estáis donde nadie se los pide pero todos necesitan.
Gracias Paloma!!!

EL CAMBIO

Hoy me levante más temprano que de costumbre, el ruido de las gotas que bautizaban mi ventana fue la causa. Por un largo plazo de tiempo quedé mirando el techo mientras mi mente sacaba de los archivos más viejos, una frase de Buda: “Lo único permanente es el cambio”.
Ayer gozaba de un día esplendido en la playa, anoche pensaba hacer lo propio pero el cambio climático hizo que mis planes cogieran otro rumbo.
Muchas personas temen al cambio por no saber actuar. A razón de que lo nuevo no es algo definido, por lo tanto una forma de defenderse de lo desconocido es agarrándose de lo conocido y, consecuentemente negando lo nuevo. El cambio ocurre a través de las personas. Y para que se considere a las personas como parte del proceso de cambio es necesario conocer sus valores, sus creencias, sus comportamientos. Está claro que no todos los cambios son iguales ni se dan en condiciones similares, esto hace que cada situación de cambio sea única.
¿Te atreves al cambio?

viernes, 7 de agosto de 2009

AYUDAS O TE QUEDAS CON LOS BRAZOS CRUZADOS?


Cada año mueren en el mundo 11 millones de menores de cinco años. Aunque pocos niños mueren estrictamente de hambre, la falta de alimentos causa mayor de las defunciones por trastornos neonatales, diarrea, neumonía o sarampión. La falta de una nutrición adecuada es, además, la rueda que mueve otra serie de carencias, como la pobreza, el analfabetismo o la desigualdad, favorece la extensión del sida y la tuberculosis. La indiferencia es el arma más cruel. Y eficaz. Al paso que vamos, será imposible que pueda darse el desarrollo que estos países necesitan, porque la población joven estará tan diezmada que será incapaz de levantar un país, no sólo sin la ayuda, sino con el impedimento del "Primer Mundo". Tenemos que concienciar a nuestra sociedad, y después de leer que el año pasado fueron destinados 148 millones de euros a la Iglesia del IRPF de los españoles ya me quedé sin palabras… TU MISMO!

SER UNO MISMO


¿Irse o quedarse? ¿Hoy o mañana? Para muchos, la más mínima elección es una dura prueba que les bloquea y les impide decidirse. Una actitud evasiva que unos viven como inseguridad y otros como temor a los cambios. Para muchas personas elegir se convierte en una gran fuente de angustia, incapaces de decidirse. Las indecisiones vienen motivadas por diferentes razones: falta de seguridad en uno mismo, miedo a equivocarnos, temor a perder lo que tenemos... La autoestima juega un papel muy importante en este campo de la elección, de ahí que "cada una de las decisiones que se toman pone en juego la autoestima, y eso es difícil de asumir para quien no se quiere a sí mismo. El indeciso cree que el secreto está en la decisión y no en cómo va a seguir el camino elegido. Por mi experiencia he visto que la indecisión suele ser un problema común, sopesamos los pros y contras de cada opción y, finalmente, cuanto más pensamos en el tema, más nos confundimos y acabamos dudando de todo".

EL AMOR TODO LO PUEDE


Siempre creyó en los números, en las ecuaciones y la lógica, que llevan a la razón. Pero después de una vida de búsquedas se cuestionó: ¿Qué es la lógica? ¿Quién decide la razón? Buscó a través de lo físico, de lo metafísico, de lo delirante…y vuelta a empezar. E hizo el descubrimiento más importante de su carrera, el más importante de su vida: “Sólo en las misteriosas ecuaciones del amor se puede encontrar alguna lógica”.
Con el transcurso del TIEMPO halló la razón de todas sus razones… El AMOR.

jueves, 6 de agosto de 2009

UNA LECCIÓN AL INTELECTO


En una conversación con mi queridísima amiga Raquel, donde el tema eran las emociones, me planteó un tópico que ronda en la sociedad, algo que quedó sellado en mi mente: ¿si el intelecto se trabaja las emociones quedan bloqueadas?
Ha transcurrido el tiempo y la verdad que he podido observar como las personas (no todas) que basan su vida queriendo aprender sólo de los libros, sin querer experimentar, han olvidado su estado emocional, y al olvidar ese estado, es normal que olviden el de las personas que viven a su alrededor. Quizás de ahí sus fracasos en las relaciones con los demás.
Sería genial que todo ser humano se trabajase la inteligencia emocional, ya que ésta tiene capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos. Tengamos en cuenta que con un beso manifestamos nuestros sentimientos y evocamos emociones.
Trabajarse las emociones suena a limar la parte espiritual, ésa que tanto abandonamos cuando las cosas nos suelen ir bien. Y una persona espiritual es aquella que trata de SER cada día mejor con sus obras no con sus palabras, aquella que con su AMOR, da sin esperar nada a cambio, aquella que no critica ni juzga, en fin, aquella que se preocupa de sí misma y de los demás, dejando el EGO insano bien aparcado.

miércoles, 5 de agosto de 2009

EL SUBMUNDO DE LA SOCIEDAD MODERNA


Hace días visité la farmacia, mientras esperaba que me atendieran, mis ojos no paraban de observar como un chico de no más de 30 años le rogaba a la farmacéutica que le diera el medicamento, a lo que ésta se negaba porque el dinero no le llegaba. No pasó en balde para mí, y le pregunté cuanto le faltaba, aproximadamente unos tres euros. Saqué esas tres monedas y le dije a la dependienta que se lo diera. Él me miró, me dio las gracias y cuando estaba en el umbral de la puerta, volvió a dirigirse a mí y me soltó con voz temblorosa: “por ti está noche no me meto nada de heroína”. Me llenó oír aquello. Ayer sacaba lentamente mi coche marcha atrás y noté una presencia en la ventana, paré y era él, sus ojos brillaban. Me pidió dinero para un bote de leche, hicimos memoria del episodio de la farmacia y para mi sorpresa, lo recordaba… Hace más de un mes que no entra nada en su cuerpo más que el tratamiento de desintoxicación. Le di para ese bote de leche y lo animé a que siguiera con esos ojos brillantes. Al despedirse, me rogó que rezara por JORGE, “pídele a Dios por mí”, me dijo.
Estoy en deuda, aún no he entrado a una iglesia, pero quizá mañana lo haga.
Su problema fue el desconocimiento, de "probar" a "ser adicto" no hay mucha brecha y es muy fácil quedarse clavado en las drogas. Por curiosidad, por vacíos sentimentales, por tratar de evadir la "realidad", por tratarse de una conducta grupal ("se droga porque sus amigos de drogan"). Intentaré saldar esa deuda con él y conmigo, una promesa es un pacto que no debe romperse. Os animo a que no menospreciemos a estas PERSONAS, su corazón es rojo como el tuyo.

LA INGRATITUD DEL SER HUMANO


Cuando un hijo nace lo sentimos, como si fuese una prolongación nuestra.
Sin proponérnoslo lo amamos incondicionalmente, más allá de lo que hagan, de lo que sean; con el mismo amor ( y a veces, tristemente con el mismo desamor ) que tenemos para con nosotros mismos.
Los hijos no sienten a sus padres como una prolongación suya, y de hecho no lo somos.
Todos los que tenemos hijos sabemos que esta condición no es reversible. Quiero decir, es de los padres para con los hijos, pero de ninguna manera de los hijos para con los padres.
Nuestros hijos son para nosotros un pedazo de nuestra vida y los amamos incondicionalmente, pero nosotros no lo somos para ellos.
¿Serán capaces los hijos de sentir esto alguna vez?
Si… Lo sentirán por sus hijos; nunca por nosotros.
Para cerrar dejo una frase para la reflexión de un proverbio judío:
Devolverás a tus hijos lo que de mí recibiste.

martes, 4 de agosto de 2009

ENTRÉGATE A LA VIDA...


Si te entregas, no tienes miedo, porque vivir con miedo es peor que la misma muerte. Si no temes y no tienes preocupación, eres libre. Si eres libre eres feliz, si eres feliz permites que fluya el bienestar por todo tu cuerpo y es imposible fracasar, porque la naturaleza no comete errores.
Hipócrates, 460 años a.C. decía que todas las enfermedades se curan por alguna forma de evacuación; ya sea por la boca, por el ano, por la vejiga, por las glándulas sudoríparas etc. Es fundamental que fluya libremente el flujo de la vida y no se estanque, porque el estancamiento tanto mental como físico produce enfermedades de todo tipo.
Los pensamientos negativos son las toxinas del alma.
Os dejo una reflexión para que la mastiquéis;
A veces para evitar sufrir,
pagamos el precio de no vivir...
Y al final, viendo que no hemos vivido,
sufrimos por todo lo que nos hemos perdido...

lunes, 3 de agosto de 2009

PARA MI QUERIDA AMIGA MARÍA… EL HOMBRE DEL PIANO


Fue a relajar sus emociones una semanita lejos de la rutina a la par era una promesa que le había hecho a su hija. Se afincó durante esos siete días en el sur de Gran Canaria.
En la noche, visitó como antaño hacía, al hombre del piano, con alguien que escogió otro camino y ya no estaba esa noche ahí, a su vera. Ese particular personaje que golpeaba con experiencia el teclado del instrumento, regó la nostalgia para que floreciera y le diera de lleno, le hizo añorar lo vivido. Desde aquí y modestamente me encantaría darte un empujoncito que te ayude a levantar el ancla del pasado. Esa nostalgia, que normalmente surge por un proceso de adaptación, al no haber logrado el proyecto, se convierte en mecanismo de defensa (negación) que encierra mas allá del deseo por mantener vivo un recuerdo que ya no forma parte del presente y refleja la incapacidad de enfrentarse a la nueva realidad.
Nada es eterno, y si consideramos que la vida se basa en experiencias, es necesario encontrar el aprendizaje en lo vivido, reflexionar sobre ello y trabajar en la superación. No hay que olvidar que se puede iniciar una nueva relación, pero es necesario encontrar una fortaleza en nuestra persona para modificar los sentimientos que nos impiden avanzar. Nunca es tarde para tratar de descubrir un futuro aún mientras nos encontramos en el pasado.
Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá.

domingo, 2 de agosto de 2009

ALTRUISMO


Una noche no encontraba ese cuento inventado que suelo relatarle a mi hija para no tener que subirme a la estantería y coger un libro, vago de mí, todo sea dicho de paso, así que tiré de uno para que cerrara los ojos escuchando la voz de su padre.
"AMIGOS COMO TÚ"
Dos amigos atravesaban un bosque cuando apareció un oso. El más rápido de los dos huyó sin preocuparse del otro que, para salvarse, se tiró al suelo simulando estar muerto.
El oso creyéndolo muerto, lo lamió y se fue. Parecía como si le hubiese dicho algo.
- ¿Qué te ha dicho? – le preguntó el huidizo.
- Sólo me ha dicho que no me fíe de los amigos como tú.
Deja claro este vídeo que a veces la razón del ser humano está muy por debajo de la sinrazón de los animales.

sábado, 1 de agosto de 2009

SABER VALORAR...


Llego de su mano como regalo un cd a mi coche, desconocía las canciones que iban a sonar. Cuando respiré el aire que rodeaba el sonido de aquel cd, paré e hice hincapié en esta canción… Quedó grabada nuestra amistad hace mucho, pero esta canción es el titulo a nuestra relación…así la considero yo. GRACIAS Lorena Navarro. Deseo tu FELICIDAD siempre, porque la ALEGRÍA proviene de lo externo.
TE QUIERO MUCHO CAPULLA!

EL VALOR DEL AMOR.


La importancia del dinero en la economía es evidente para cualquier profano en la materia. Todo nuestro entorno, incluyéndonos a nosotros mismos, estamos unánimemente de acuerdo en desear ganar dinero, mucho dinero, conseguir dinero, obtener dinero…al precio que sea. A las mujeres y hombres les gusta la seguridad y estabilidad, no solo emocional sino financiera. El ser humano sin hacer excepción de sexo, podría convertirse en un imán que atrae al prójimo por interés, para conseguir el objetivo marcado; la estabilidad. Con ello llegará la RUTINA, única arma capaz de matar al amor. Es cierto que el dinero no compra el amor...pero hace una muy buena imitación...
Alguna vez te has planteado cuánto vales? O que valor te dan?

jueves, 30 de julio de 2009

LUCHAR CONTRA NOSOTROS MISMOS...



LA LUCHA CONTRA NOSOSTROS MISMOS
Tal vez el hecho de convertir tu vida en una lucha no te favorezca para conseguir lo que buscas. Luchar contra uno mismo es la mayor de las adversidades, destruyendote dentro de tu propio castillo. Mejor mirarnos al espejo, hacerse amigo de esa persona que se ve ahí reflejada y aceptarla. Hay algo dentro de nosotros que nos impulsa a luchar, a no bajar los brazos. Un instinto de supervivencia que nos lanza a la vida, a veces a costa de llevarnos por delante a quien sea necesario, y lo más triste incluso, a veces, a nosotros mismos. Tenemos a nuestros pies la vida. Y vamos pasando por triunfos y fracasos. Frustraciones que arrasan nuestro orgullo, pequeñas victorias que inflan nuestra vanidad. Vivimos en un pulso constante con el éxito personal, con demostrar a los demás y a nosotros mismos que seremos lo que queremos ser (y lo que los otros esperan que seamos). Lo mejor…ser uno mismo!

EL LLANTO DE UNA AMIGA.


El llanto de una amiga…

Todos hemos vivido alguna ocasión en que llorar nos ha servido para desahogarnos y sentirnos mejor. La mayoría de las personas ante un episodio reciente de llanto afirma sentirse mejor. Además de liberar adrenalina, el llanto libera noradrenalina, que actúa como neurotransmisor, contrarrestando el efecto de la adrenalina y produciendo una sensación de tranquilidad y desahogo.
Ayer compartía mi perfil con una amiga y no dejaba de llorar. Mientras la miraba mi mente ya proyectaba realizar lo que hoy estás leyendo. Soy consciente de que a muchos no les gustará mi idea de compartir lo que siento pero sólo por revivir aunque sea una vez más el llanto de mi amiga…seguiré realizándolo.

miércoles, 29 de julio de 2009

LA PRESENCIA DE LA AUSENCIA CONSTANTE.


Si has perdido a alguien y te sientes vacío, es porque éste siempre estuvo... también hay gente que eso no lo entiende y se apagan cuando el otro se va, entonces fluirá un vacío y llenarlo con basura impide lograr la prosperidad. Cargarse con cosas inútiles lo clausura. Los bienes precisan circular, hay que cambiar lo que es obsoleto por algo que motive nuestras ansias de seguir creciendo, que abra nuevos caminos y donar el resto. Guardar no es administrar. Guardar por guardar sin un plan es la cobardía que justifica la inacción. Es creer que mañana algo faltará y no sabremos cómo cubrir esas necesidades.
El vacío no se llena porque el universo se encuentra desde sus orígenes en continua expansión. De lo que se trata es de saciar el vacío con nuestros deseos más profundos.
MAHATMA GANDHI dijo: “rico no es el que más tiene sino el que menos necesita”.

domingo, 26 de julio de 2009

SER NIÑO: ¿UN JUEGO DE NIÑOS?


Los niños transitan el mundo revolviendo, intentando encontrar algo que los acerque a sí mismos. No es una búsqueda de algo ya construido, sino más bien lo contrario, algo que aún esta por edificar… Andan indagando y probando, y en ese recorrido van tejiéndose un traje que les siente bien. Nosotros los adultos, somos en gran medida los modistas de esos vestidos. Deberíamos por principios, intentar al menos que esos diseños de ropa les duren a largo plazo.
Tendrán la tendencia de tomar prestadas muchísimas cosas del entorno que los rodea, pero ellos son prolongaciones nuestras y como tales, somos responsables de que sus mentes vacías, se llenen de nuestras posibilidades... Pero hablo de colmar esas mentes de valores y principios éticos.
Así como esponjas súper absorbentes chuparán todo nuestro material procesando los archivos que más a mano tengan. Los niños son imitadores por excelencia y sus padres...sus ejemplos.

jueves, 23 de julio de 2009

SABER CONSERVAR CON SEGURIDAD...


SIEMPRE HABIA OIDO QUE LA PUERTA MAS SEGURA ES AQUELLA QUE SE QUEDA ABIERTA...
MUCHOS EN LAS RELACIONES CON LOS DEMÁS, SE QUEDAN CON EL POMO DE LA PUERTA EN LA MANO, PREOCUPADOS POR LA POSIBILIDAD DE QUE LO QUE ESTÁ DENTRO SALGA O LO QUE ANDA FUERA PUEDA ENTRAR.
EN ESTE VIDEO HAY UN PURO EJEMPLO DE COMO DEBEMOS MANTENER SIEMPRE LA PUERTA...

martes, 21 de julio de 2009

GESTO DE AMOR Y HUMILDAD


VIENDO ESTE VIDEO HICE BALANCE SOBRE TODO LO QUE EXPONGO. LA IDEA DE ESCRIBIR O DE RECOPILAR ESTOS VIDEOS PARA QUE TODOS REFLEXIONEN NO ME VINO DE REPENTE. LLEVO MUCHO TIEMPO LEYENDO Y FUE INCUBANDOSE EN MI ESTA ANSIA DE PODER COMPARTIR CON USTEDES, TODO LO QUE HOY SALE A LA LUZ DESDE MI INTERIOR. SI HE TENIDO EL ATREVIMIENTO DE EXPONER VIDEOS Y REFLEXIONES ES PORQUE HE SIDO EMPUJADO POR UNA EXTRAÑA SERENIDAD QUE ESTOY SEGURO NO PROCEDE DE MI PERSONA...QUIZÁS HAYA ALGUIEN O ALGO QUE ME HAYA DADO ESE EMPUJONCITO QUE SOLEMOS NECESITAR.
ESPERO QUE LOS COMENTARIOS QUE ARROPAN A CADA UNO DE ESTOS VIDEOS Y FOTOS QUE HE MANIFESTADO Y SEGUIRE EXPRESANDO CON HUMILDAD Y SERENIDAD SE DEJEN ENTREVER.
GRACIAS A TODOS!

AUTOPISTA HACIA EL CIELO


CADA DIA SON MÁS LAS PERSONAS CON LAS QUE TROPIEZO EN UNA CONVERSACIÓN U OIGO HABLAR SIN METER LA OREJA DE LLENO Y ESCUCHO SUS ANSIAS DE BUSCAR A DIOS, DE LLEVAR UNA VIDA MÁS ESPIRITUAL, DA IGUAL SI ES RELIGIÓN O SI ES ÉTICA, EL CASO ES QUE ESTAMOS EN ESTE MUNDO COMO EN LA NIEBLA Y QUE LA "FE" ES COMO EL VIENTO QUE LA DISIPA HACIENDO BRILLAR EN NUESTRA ALMA LA LUZ DEL SOL.
NO PUDO PASAR DESAPERCIBIDA, AL MENOS PARA MI, ESTA SERIE DE LOS AÑOS 80 QUE UNA VEZ PROYECTADA EN EL VIEJO Y ÚNICO TELEVISOR DE MI CASA, TODOS NOS PARABAMOS A VER SIN MEDIAR PALABRA...

sábado, 18 de julio de 2009

NO TE RINDAS...JAMÁS


SI LE TOMAS EL GUSTO AL AISLAMIENTO, TERMINARÁS SOLO. TODO SER HUMANO NECESITA DE ALGUIEN...HASTA YO, PERO ME RESISTO A LA IDEA DE ESTAR CON OTRA PERSONA SÓLO POR EVITAR ESTAR SOLO.

jueves, 16 de julio de 2009

EL TIBET


EL TIBET


Desde tiempo sin principio, el atardecer enciende el cielo del Tíbet. Cuando el crepúsculo gana la cima de las montañas de nieves perpetuas, el color púrpura invade el firmamento y cubre de melancolía la mirada de quien lo contempla. Los jirones de las nubes se tiñen bajo una luz cambiante de tonalidades de asombro. Apenas se alarga unos instantes y, sin embargo, la maravilla de ese momento permanece para siempre en el recuerdo. No existe ningún otro lugar donde, por causa de la altura, los colores sean tan luminosos ni la atmósfera tan transparente, ni la luz tan intensa…más que en el Tíbet, el techo del mundo.
En el Tíbet, la atmósfera comparte junto a las montañas más altas del mundo gélidos vientos con cálidos relatos humanos y espirituales. Allí donde las palabras parecen perderse en lo más supremo y profundo, perdura aún el conocimiento, y la sabiduría descansa en cada rincón.
El Tíbet presenta todas las maravillosas características de una tierra idónea para la meditación, el crecimiento personal y la búsqueda interior del ser humano.
Gracias a sus 4.875 metros de altura, también es conocido como “El Techo del Mundo”, aunque en ocasiones algunos místicos se refieren a él como “La Cuna de la Sabiduría y la Meditación”.
Debemos destacar que el Tíbet se halla entre Kuenlun (al norte) y el Himalaya (al sur) constituido por una gran meseta, donde sus montañas, son un lugar de peregrinación para los alpinistas. Los cuales desean ascender al inalcanzable monte Everest, con 8.848 metros de altura.
Tíbet poblado por 14 millones de habitantes, repartidos entre los chinos, famosos por su invasión al país de la espiritualidad, y tibetanos. Su capital, Lhassa es a día de hoy la ciudad centro de actividades religiosas, políticas y comerciales.
Hoy, la Región Autónoma del Tíbet es una famosa zona budista, donde casi todos los habitantes creen en el lamaísmo. El “lamaísmo” viene de la palabra “lama”, nombre con que se designa a los monjes de amplios conocimientos y respetables virtudes de carácter moral. Dichos monjes están obligados a llevar una vida laica en relación al “Kangyur” (las enseñanzas de Buda).
Actualmente en cualquier rincón del Tíbet se puede percibir el denso ambiente del budismo. Existen abiertos para los visitantes más de 1400 templos budistas. Santuarios donde podemos almacenar en los pulmones incienso, hacerlo llegar a nuestra mente y así depurar los pensamientos contaminados.
El Techo del Mundo, El Tíbet, tierra contagiosa de espiritualidad y misticismo, recomendada a todos aquellos que estén invadidos por dudas existenciales…y sean capaces de atreverse a iniciar un viaje a su interior místico, espiritual, valiente y sincero, fuera de las coordenadas sociales del mundo moderno.