miércoles, 7 de octubre de 2009

LA FELICIDAD


Comentó una vez un gran escritor y psicoterapeuta (no lo digo yo) que hoy, muchos años después y con algunos caminos diferentes recorridos, sigue sin encontrar la formula de la felicidad, quizá por eso, sigue creyendo que no existe y agrega algo más, sospecha que quizá no deberíamos perder demasiado tiempo en buscar la receta. Está convencido de que sería más que suficiente ocuparnos mejor, más sanamente y con vehemencia de todo aquello que nos impide ser felices.
Felicidad: tarea ardua la de definir este concepto, o por lo menos para mí. Todos hemos tendido siempre a perseguir la felicidad como una meta o un fin, como un estado de bienestar constante, (lo único que es permanente es el cambio), creo que la felicidad se compone de pequeños momentos, de detalles vividos en el día a día, y quizá su principal característica sea la insignificancia, su capacidad de aparecer y desaparecer de forma perenne a lo largo de nuestra vida.
¿Dónde buscar la felicidad? Tal vez en acontecimientos externos, materiales o en nuestro interior. Aún hoy es difícil responder a esta cuestión.
Bajo mi punto de vista y desde que me he empapado de una filosofía de vida, de una ética laica como es el budismo, (y no quiero decir que sólo esto me haya llevado a verlo, simplemente ha actuado como lupa) percibo que dedicamos gran parte de nuestra vida al trabajo, a adquirir objetos, a nuestras amistades... convencidos que les necesitamos para ser felices. Sin embargo, cuántos dolores de cabeza nos da buscar ese trabajo, y luego el trabajo en sí mismo; mantener el coche que nos hizo tan felices ( las multas, los aparcamientos, los pequeños o grandes accidentes), nuestros amigos, la familia, nuestra pareja... En todo eso encontramos momentos de gran felicidad, pero también muchos problemas y mucho dolor". BUDA opinaba que cualquier cosa que es causa de felicidad no puede ser causa de sufrimiento: sería incompatible.
Todo esto forma parte de nuestra vida y está bien que así sea, pero considero que debemos tener un motor interno capaz de activar nuestra felicidad percibiendo las cosas pequeñas de la vida. “Matthieu Ricard”, fue sometido a 256 censores y decenas de resonancias magnéticas a lo largo de varios años por especialistas en neurociencia afectiva para validar un experimento. Allí donde los niveles en los “simples mortales” eran muy altos, -estrés, coraje, frustración, ira, odio - en el cerebro de Ricard, estas sensaciones negativas sencillamente no existían. Por el contrario, ahí donde la mayoría de voluntarios mostró bajísimos niveles -satisfacción y plenitud existencial- , Ricard superó todos los índices. Los especialistas en neurociencia afectiva le nombraron “el hombre más feliz de la Tierra”. A sus 61 años, quien hoy es asesor personal del Dalai Lama tiene una vida digna de un guión de cine. Biólogo molecular, hijo de un filósofo ateo, dejó su carrera para abrazar al budismo.
-¿Una bonita casa en la playa? Matthieu Ricard prefiere el monasterio apartado de toda civilización donde vive, en las montañas de Nepal.
-¿Una cuenta bancaria boyante? Ha entregado todo el dinero de las ventas de sus libros a la caridad.
-¿Quizá un matrimonio “bien avenido” o una excitante vida sexual? Tampoco: a los 30 años decidió acogerse al celibato y dice cumplirlo sin descuidos.
En realidad, Matthieu Ricard carece de todas las cosas que los demás perseguimos con el convencimiento de que nos harán un poco más felices. Y sin embargo, este hombre, es considerado más feliz que usted y que yo. Mucho más feliz. El más feliz.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Queridísimo Alex, como siempre me dejan sin aire tus reflexiones,somos lo que queremos ser,es así de crudo.Cada uno encuentra lo que busca pero a veces buscamos donde sabemos que no hay nada. La felicidad son momentos, segundos tal vez,pero lo importante es disfrutarlos. Yo cada vez que estoy contigo lo soy,soy feliz por todo lo que me ofreces,por todo lo que me aportas.Mil besos....Diez mil...

Karol_a dijo...

Hola Alex.
Últimamente paseando por las páginas de gente conocida y desconocida, al menos en tres he podido leer sobre la felicidad, incluso yo misma he escrito bastante sobre ella y sigo… eso me reafirma lo que pienso de esa señora intermitente, fugaz, caprichosa, deseada, desigual, que ni siquiera se puede comprar…

Durante los últimos tiempos, todo el mundo, usted y yo y los demás, ha repetido esa palabra hasta el hartazgo, una palabra mágica por necesidad: La Felicidad…
Un deseo repetido par uno y para todos, que abunda en ciertos momentos como un código civil de buena voluntad y de buenas maneras, esa desconocida que nadie acierta a definir, que se intuye, que a veces se deja presentir y que nunca a la vuelta de la esquina la podremos encontrar, es en definitiva, una palabra talismán a la que se vuelve con entusiasmo y fatalismo, como si de la primitiva se tratase y acaso se trate…
La felicidad creo que depende de muchos factores, podíamos enumerarlos, sobre todo esos de la transmateria, las ideas, los valores sociales, culturales y morales, en definitiva, el concepto de las cosas y el grado de los valores que tiene cada uno, o sea el espíritu único e intransferible, pues también creo la felicidad puede ser expresada, pero nunca totalmente compartida, un sentimiento simultaneo no es posible.
Los momentos felices, -que más bien es ese el concepto que yo particularmente encuentro para la felicidad, aunque la definan otras muchas cosas-, cambian según el espíritu de cada uno, hay gente que si se pasan la noche admirando en una cima cerca del cielo a las estrellas se siente felices, en cambio otros se sienten así si se pasan la noche de copas y en plena diversión, todo es respetable pero de ahí el concepto de cada uno, sus valores, el entorno, su interpretación y su aceptar las cosas para al menos estar razonablemente contentos.
La felicidad podría ser una palabra del grupo de las utopías, según el concepto que se tenga sobre ella…
¡Ay deseada felicidad!

Muy bueno tu post.

Namaskar dijo...

Bufffffffffffffffffffffffffff !!

Namaskar dijo...

La felicidad es una elección que SE PUEDE HACER en cualquier MOMENTO y en cualquier LUGAR.
Los PENSAMIENTOS son los que hacen sentir, NO las circunstancias, y solamente TÜ, puedes controlar tus pensamientos. Ale…la felicidad solo se puede encontrar en el momento, por eso DISFRUTA DE CADA MOMENTO COMO SI FUERA EL ÚLTIMO DIA DE LA VIDA!! El último!!..Quien sabe si evitar un momento, evitar estar o compartir con una u otra persona pueda causar que nunca más otro momento por disfrutar llegue?? AQUÍ y AHORA Ale, y uno consigo mismo! eso es lo único verdaderamente feliz y que importa! Y…sabes qué?? Precisamente por todo eso, creo que la felicidad es algo que se puede aprender..este pequeño momento, este preciso instante.. ahora mismo, yo conmigo, escribiendo esto para ti, me hace FELIZ!! Desarrollando momentos si no te vienen Ale… Mil besos, diez mil!! Como siempre un placer sentirte aquí dentro!!

calpurnia dijo...

interesante lo que expones, soy de las que pienso que la felicidad se construye cada día,

bso

Anónimo dijo...

La Felicidad se compone de pequeños momentos creados o inesperados... a veces llegan sin haberlos buscado ni esperado, son los mejores sin duda alguna, como llegaste a mi vida en un momento que me hacía tanta falta y desde ese mismo instante tuve una sonrisa dibujada en mi cara...siempre formarás parte de mi vida y recordaré esa felicidad en la que me sumiste eternamente

Noelia dijo...

Hola aquí de visita!!

Interesante el texto, creo que este señor Ricard es una especie de vegetal, apartado de todo no es la forma de ser feliz, hay cosas que forman parte del ser humano, tristeza, ira, amor, ambición, pasión, para qué ocultarlas, lo importante es que se hace con eso sin herir a nadie, un ser feliz todo el tiempo sería algo raro, porque aunque uno sea feliz están las otras personas amigos por ejemplo que por ahí pasan un mal momento y eso afecta entonces no sentís la felicidad del todo, lo que deja ver este experimento es que hay que convertirse en un hermitaño para ser feliz, bueno eso es lo que entiendo al leer. De todas interesante información.
Saludos

Feliz fin de semana

Noe

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

... ...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazon
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG:
MI HUMILDE ARROYO




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesia ...


AFECTUOSAMENTE
ALEX



jose
ramon...

Kayomi Akiya dijo...

Querida Felicidad:
Hoy te escribo a ti, no viviré todo el tiempo pensando en lo que ya pasó, ni todo el tiempo pensando en lo que pueda pasar, viviré el aquí y el ahora y disfrutaré de ti en cada momento.
Déjame vivir para:
Bañarme desnuda en la playa al anochecer; Abrir la boca bajo la lluvia y probar a qué saben las nubes; Cantar hasta quedarme afónica y bailar hasta destrozarme los pies; Seguir viajando aunque sea con mi imaginación; Fascinarme con un amanecer o un atardecer; Contemplar una pintura y leer cosas hermosas; Escuchar el sonido del mar y dejarme llevar del poder que me hechiza; Ese chocolate negro que saboreo y ese café que le acompaña; Oler a mi bebé y su perfume tan especial; Volver a enamorarme y que se enamoren de mí; Seguir escribiendo las cosas más cursis que nunca antes haya escrito con la diferencia que ahora dejo que las lean.
A cambio de mi entrega a la vida, no esperaré que hagas de mí, alguien perfecto sino alguien mejor.
Sólo tengo que desearlo y tú también: ¡Sé Feliz!
Muchas gracias Álex, por existir. Un beso enorme.