viernes, 7 de agosto de 2009

SER UNO MISMO


¿Irse o quedarse? ¿Hoy o mañana? Para muchos, la más mínima elección es una dura prueba que les bloquea y les impide decidirse. Una actitud evasiva que unos viven como inseguridad y otros como temor a los cambios. Para muchas personas elegir se convierte en una gran fuente de angustia, incapaces de decidirse. Las indecisiones vienen motivadas por diferentes razones: falta de seguridad en uno mismo, miedo a equivocarnos, temor a perder lo que tenemos... La autoestima juega un papel muy importante en este campo de la elección, de ahí que "cada una de las decisiones que se toman pone en juego la autoestima, y eso es difícil de asumir para quien no se quiere a sí mismo. El indeciso cree que el secreto está en la decisión y no en cómo va a seguir el camino elegido. Por mi experiencia he visto que la indecisión suele ser un problema común, sopesamos los pros y contras de cada opción y, finalmente, cuanto más pensamos en el tema, más nos confundimos y acabamos dudando de todo".

2 comentarios:

Meiguiña dijo...

Como puedes leer, que no ver, he pasado por tu blog y he decidido quedarme en el como seguidora.

Me gustan tus reflexiones, me quedo con tu frase: temor a perder lo que tenemos... .

En una elección siempre hay algo que perder pero debemos sopesar aquello que podemos ganar.

Mi vida amorosa ahora mismo depende de una decisión y no precisamente mia.

biquiños meigos (besitos brujos, en gallego)

Alex dijo...

Ni tu vida amorosa ni tu vida en sí, depende de ti. Desconozco de quien será esa decisión y tampoco es de mi incumbencia, pero te recuerdo que cada uno tiene el derecho a ser y a sentir. E momentos así, lo mejor es marcar una distancia, dejar que el aire corra o como estás aqui e mi arroyo, te diría que dejes que el agua fluya. Agua que no es de beber dejala correr.
Ya hablamos!!!
Animo!