jueves, 20 de agosto de 2009

SABER PERDONAR


Perdonar es abrir una válvula de escape para permitir la salida del veneno acumulado por el rencor y el resentimiento. Saber Perdonar es algo que enaltece y engrandece al ser que lo practica, es algo muy importante y de mucho valor espiritual al menos así lo entiendo yo. ¿Cuantas veces una relación ha llegado a su fin por no brindar un sano perdón al ser que nos ha herido? Cuando cometemos errores tendemos a pensar que pedir perdón significa COBARDÍA y hasta falta de personalidad. La realidad es que si estamos seguros de haber cometido un terrible error no debemos dudar jamás pedir disculpas al ser que hemos ofendido. No significa que vayamos a demostrar flaqueza sino más bien que tenemos sabiduría en el momento de evaluar nuestros actos. Todos pasamos por ambas caras de la misma moneda. De eso no me cabe duda. Personalmente lo he podido experimentar, una y otra vez. He sido perdonado y he perdonado. Pero lo que realmente me interesa, es APRENDER a valorar cuando he sido perdonado. Es ahí cuando se abre una oportunidad de CAMBIO. Las oportunidades de cambio deben ser para limpiar y sobre todo para RECAPACITAR. Reforzar nuestra capacidad de actuar.
Gracias a todos lo que me habéis perdonado!

10 comentarios:

El Rincón de Nuke dijo...

El maestro Song comentaba a sus discípulos:


Un hombre que iba por el camino tropezó con una piedra; la recogió y la llevó consigo. Poco después tropezó con otra, e igualmente la cargó. Así, cargaba con todas las piedras con las que iba tropezando. El peso lo fue encorvando, al punto que dejó de mirar el horizonte. Y el peso se hizo tan grande que el hombre ya no pudo caminar.

Entonces, el maestro pregunta a sus discípulos:

“¿Qué piensan de ese hombre?”

Uno de ellos responde:

“Que es un necio; ¿para qué cargar las piedras?”

Esto es lo que hacen quienes cargan ofensas que recibieron, los agravios sufridos e incluso la amargura de las propias equivocaciones. Sin embargo, podemos dejar todo eso atrás y no cargar las pesadas piedras del rencor, que poco a poco nos impiden ver el horizonte de nuestra esperanza. El peso nos encorva y deforma nuestra espalda y con ella, nuestra vida e ilusiones.

Si dejamos a un lado esa inútil carga, nuestro camino será más ligero, nuestro paso más seguro y nuestra esperanza estará siempre a la vista. Y los discípulos se hicieron el propósito de no volver a cargar el peso del rencor y del resentimiento.


Yo hace mucho que no recojo piedras.....besos Alex.

Alex dijo...

Lo sé, sé perfectamente que dejaste de recoger piedras querida Nuke. Hablo de aprender de los errores y parece que esa lección ya la tienes más que aprendida.
Mil besos capulla!

DIAVOLO dijo...

Perdonar jamás podrá significar cobardía.

Muchísimas gracias por tu comentario. Tus palabras me han llegado a lo más profundo, son detalles de esos que animan a uno a continuar.

Un abrazo.

salvadorpliego dijo...

Siempre es compicada una disculpa, pero necesaria... Bien por estas letras.

Un gusto leerte.

Silencios dijo...

Alex ¿sabes cuánto tiempo hacia que no escuchaba a Tracy Chapman? Gracias.

Perdonar es cerrar mil heridas con palabras, es robar mi nombre para No olvidar el tuyo. Perdonar es simplemente perdonarme.

Mis besos y mil gracias a ti.

ara_sapla dijo...

Saber perdonar nos libera, es el resultado de una ardua tarea que transcurre entre el amor y el odio, la ira y la tolerancia, la paciencia y el desespero, la mentira y la verdad...solamente están a un paso, el Perdón, y pasamos nuestra vida en ese constante balanceo por no SABER lo que es perdonar.
Gracias Alex! Cada vez transmites más cuando nos cuentas lo que sientes. Es un placer leerte!!

Alex dijo...

Gracias a todos por parar la canoa cuando el arroyo está en calma y llenarme con vuestras palabras!!!
Un abrazo!

Karol_a dijo...

Me encanta tu blog, tus vídeos con tus escritos, me han hecho pararme, me alegro de leerte y sé que voy a volver.
:)

Anónimo dijo...

Perdonar? Sinceramente cada día me sorprende más la gente, para mal, por supuesto. Hay personas con tanta valía, que cometer un error en un momento determinado les supone la crucificcion. No se puede perdonar a esas personas que han demostrado qe tienen más habilidades que otros, eso significaria bajar en la escala de valores y eso no se puede permitir. La estupidez humana cada día avanza más, eso sí es una pandemia gente, que acabara con la poca bondad que hoy camina en este planeta omnipotente.

Felicidades capullón... seguimos limándo. Besos

Anónimo dijo...

El pedir perdón aveces puede ser una forma egoísta de limpiar nuestra conciencia y fuerte es el peso de esta.
Por qué será que es mas fácil perdonar a un enemigo que a un amigo? yo creo que es por que las cosas duelen según de donde vengan. Dices que lo que realmente te interesa es saber cuando has sido perdonado, creo que si algo que nos frustra a los humanos es la curiosidad por conocer lo que no podemos llegar a saber, ocurre y punto, en el momento menos esperado, es que vivir con resentimiento, odio, rencor no es bueno para nuestro espíritu.
No creo que la cobardía y la falta de personalidad vayan unidas de la mano, creo que nuestro carácter es resultado de nuestra conducta, hay que dejar el orgullo, la vanidad, la sobervia, etc. a un lado y ser mas humildes. Ale cuando somos perdonados no hacemos un comentario de texto, ni cambiamos, ni recapacitamos, nos vamos con nuestro ego bien alto y ya está.