sábado, 14 de mayo de 2011

LA BUENA MADERA


De un tiempo a esta parte, ahora más que nunca, las personas se me asemejan a la madera. Un material cercano, cálido al contacto y que se deteriora con el uso. Se oscurece y se desgasta de manera que se vuelve no fea, sino familiar.
A veces, puede parecer deslucida, pero eso es consecuencia de la familiaridad.

3 comentarios:

Claudia dijo...

Buena comparación.

Mar dijo...

La madera es un elemento que proviene de un árbol y el árbol planta sus raíces y crece en nuestra madre tierra, gracias al agua de la lluvia, al aire que mece sus ramas al viento y que luego el fuego puede destruir, vemos como todos los elementos se unen tarde o temprano para regalarnos la belleza de disfrutar de lo elementar y básico que es lo verdaderamente importante, la naturaleza en su conjunto nos aporta AMOR a raudales, sin más el nombre de tu blog ya alude a su constante presencia en nuestras vidas, gracias por tus reflexiones, Alexis,hasta me estremecen y me hacen vibrar de emoción porque sin ella la vida no sería lo que es....disfrutemos de la cercanía y calidez de nuestra madera humana para unirnos en amor que es lo que nos salvará.Eres un observador y amante de la vida, bendigo tu existencia y toco la madera que tan familiarmente me une a ti, gracias mil y mil veces gracias, Mar.

Anónimo dijo...

Mi padre es carpintero y me he siento desde niña muy unida a la natiuraleza gracias a mi amor por la madera y toda la naturaleza.
Quién mejor que un carpintero para enseñarme a acariciar la madera, distinguir su procedencia (si se trata de Pino de Flandes, Haya, Caoba...) y para apreciar su aroma cuando es serrada y trabajada.
Las manos de mi padre saben acariciar muy bien la madera y de él aprendí a acariciar a todo ser vivo acariciable como si fuera lo más delicado y preciado del mundo.
Hay maderas nobles y también hay personas "nobles", de buena madera.
Sigamos conservando esa belleza y salud que nos transmite la madera, los bosques, los ríos, el océano y todo El Planeta Azul.