lunes, 6 de mayo de 2013

QUIEN AMA NO NECESITA PERDONAR



En una ocasión, un hombre se acercó a Buda e, imprevisiblemente, sin decir palabra, le escupió a la cara. Sus discípulos, por supuesto, se enfurecieron. Ananda, el discípulo más cercano, dijo dirigiéndose a Buda:
- ¡Dame permiso para que le enseñe a este hombre lo que acaba de hacer!
Buda se limpió la cara con serenidad y dijo a Ananda:
- No. Yo hablaré con él.
Y uniendo las palmas de sus manos en señal de reverencia, habló de esta manera al hombre.
- Gracias. Has creado con tu actitud una situación para comprobar si todavía puede invadirme la ira. Y no puede. Te estoy tremendamente agradecido. También has creado un contexto para Ananda; esto le permitirá ver que todavía puede invadirlo la ira. ¡Muchas gracias! ¡Te estamos muy agradecidos! Y queremos hacerte una invitación. Por favor, siempre que sientas el imperioso deseo de escupir a alguien, piensa que puedes venir a nosotros.
Fue una conmoción tan grande para aquel hombre... No podía dar crédito a sus oídos. No podía creer lo que estaba sucediendo. Había venido para provocar la ira de Buda. Y había fracasado. Aquella noche no pudo dormir, estuvo dando vueltas en la cama y no pudo conciliar el sueño. Los pensamientos lo perseguían continuamente. Había escupido a la cara de Buda y éste había permanecido tan sereno, tan en calma como lo había estado antes, como si no hubiera sucedido nada...
A la mañana siguiente, muy temprano, volvió precipitado, se postró a los pies de Buda y dijo:
- Por favor, perdóname por lo de ayer. No he podido dormir en toda la noche.
Buda respondió:
- Yo no te puedo perdonar porque para ello debería haberme enojado y eso nunca ha sucedido. Ha pasado un día desde ayer, te aseguro que no hay nada en ti que deba perdonar. Quien ama, no necesita perdonar. Si tú necesitas perdón, ve con Ananda; échate a sus pies y pídele que te perdone. Él lo disfrutará.
No se podría delinear mejor lo que se desea plasmar en estas letras, sin la ayuda de este maravilloso cuento. El título hace mención a las palabras de Buda dirigidas a su supuesto antagonista. Sólo aquellos capaces de amar sin condición pueden perdonar. Cuando se perdona de semejante forma, lo hacemos desvinculándonos del pasado, porque el amor verdadero desconoce el resentimiento. Si me preguntan si soy una persona rencorosa, contestaría sin dudar: “No, claro que no”. El resentimiento no me permitiría llevar una vida tranquila y hace tiempo que aprendí a perdonar; el odio es una cólera disfrazada que supura una herida mal curada.
Una vez leí del Dalai Lama una frase que no me dejó indiferente: “Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo, por tu propio bienestar”.
“Perdonar por nuestro propio bienestar…”. Pues sí, estoy totalmente de acuerdo. Una persona que lleva el peso del rencor a cuestas, ve como su apacible armonía se va trastornando. Su integridad interior amenazada y las emociones que se creían bien controladas se desencadenan. Si no logramos perdonar, no cruzaremos las bisagras del sosiego. Ésta nos hace sentir que nuestra vida está en equilibrio y que todo permanece bien en nuestro interior y a nuestro alrededor.
Nada se acerca a la felicidad tanto como la tranquilidad. De ahí que me quede con la frase de Antonio Gala para “darle portazo” a estas palabras: “La felicidad es darse cuenta, que nada es demasiado importante”.

2 comentarios:

Barbara Nanni Agostini dijo...

Preciosa reflexión, un abrazo enorme Ale.
Bárbara

Rescatadora de momentos dijo...

Pero puedes perdonar si no lo sientes?. Y puedes sentirlo si no comprendes?. Si no hay conflicto interno, no hay nada que perdonar y perdonar esforzándote no es auténtico perdón.. sólo el tiempo puede dormirlo..pero volverá a salir si no está comprendido.
Aunque si por lo menos queremos perdonar por nuestro bienestar.. bienvenido ese perdón que hace el mundo un poco mejor. Un saludo Alexis.