miércoles, 19 de mayo de 2010

EL ECO DE MIS LETRAS (PARA ANTONIO GONZÁLEZ PADRÓN)

Si hablamos del “eco”, su definición más correcta sería la de una onda sonora reflejada perpendicularmente en una pared (o a través de una montaña de forma Natural), pero no trato de transmitir ese significado, hablo de las huellas que pueden dejar mis humildes letras.
El pasado martes, cuando al sol le restaban pocas horas de “vida”, me dispuse a abrir mi correo. Entre los e-mails que allí anidaban, se encontraba uno que destacaba por la belleza de su “plumaje”, claro que no quiero restar importancia a las demás “crías”, pero siempre una madre tiene su “ojito derecho” y eso nadie lo puede negar. Cuando “desplumé” dicho mensaje, para mi sorpresa, la directora de Guía Histórica Cultural de Telde, Conchi Vera, me pedía con todo su respeto y cariño, mi número de teléfono, para “alguien” se lo había “implorado”, sentía la “necesidad” de ponerse en contacto conmigo. Hablo de Don Antonio María González Padrón, cronista oficial de la ciudad de Telde.
Respondí al correo de Conchi Vera, introduciendo mi número de teléfono y una respuesta a su segunda petición: (No cambies nunca) con un: “No cambiaré, aunque vea cambiar los cambios”.
Esa misma tarde me telefoneaba Don Antonio González, tuve el honor de dialogar con él. Antes sólo me había tropezado con su persona, cuando pregonaba algunas de las exposiciones de mi buen tío Antonio Sánchez Cabrera (pintor y escultor de esta-nuestra ciudad de Telde).
Los “llanos” escritos que envío a todos los medios de comunicación local, con el mismo cariño y respeto, habían “mellado” la mente de nuestro cronista teldense.
Mi felicidad se multiplicó cuando Don Antonio, me comentaba que su hijo, “afincado” en Madrid, le preguntaba si conocía a quien hoy, te transmite este escrito, (lleno de orgullo pero sin “ego”). Su vástago me seguía desde la capital de España y eso no me dejó indiferente, me llena de fuerzas para seguir “golpeando el teclado”. Concretamos cita para conocernos personalmente. Tuve el honor de visitar “nuestro” museo y no sólo empaparme de toda su antiquísima historia, sino lo que para mí tiene más valor: “el ser humano”.
Recibido entre aquellas viejas paredes teldenses y los brazos de Antonio, me sentí como en casa (nunca mejor dicho). Tuve el privilegio de oír historias que aumentaban mi “dormida” cultura, pero quiero hacer hincapié que lo que más obtuve, fue el calor humano, el trato exquisito de una persona que desprende fuerza en sus palabras a la hora de contarme la historia del museo León y Castillo. Fraternidad entre su piel y las piedras que cubren la primitiva casa con “olor a hogar”.
Cuando me despedí de Antonio, me fui con mi alma ensanchada y un dolor agudo en el brazo, causado por la fuerza que hacía para sostener los libros que me había regalado desde su más sincero sentimiento. A todo esto, durante el trayecto, me acompañaba un pensamiento evidente: mis letras, mis humildes letras, no caen en balde.
Quiero agradecer públicamente a Antonio González Padrón y a todos los que me “empujan” a seguir escribiendo, por la energía que me inyectan cuando siento vuestro aliento. Hoy quiero hacer mención especial a ciertas personas que sin nombrarlas, ellas ya saben quienes son: compañeros de Servicios, Tesorería, Igualdad, Servicios Sociales, Intervención, Personal, Cultura y como no, a mi querida concejalía de Educación. Pido disculpas a aquellos olvidados en el tintero, dando gracias a todos, y al resto de los medios de comunicación, sin ellos, esto no sería posible.

3 comentarios:

Mararía dijo...

Con cada palabra tuya dejas un cachito de ti en los demás. Aunque pensemos que somos pequeños o insignificantes ante determinadas cuestiones, pienso que todos siempre podemos dejar nuestra huella en cada cosa que hacemos. Hace muy poco que sigo tus letras pero tengo la sensación de que ya mucha gente, las espera y las aprecia.

¡Enhorabuena!

Namaskar dijo...

Querido Amigo del Alma, siempre suelo empezar mi comentario felicitándote Ale, pues una vez más tus Escritos al menos a mi nunca me dejan indiferente: me suman, y este por supuesto que no es para menos. Pero y... esta vez, me nace hacerlo diferente, y me encantaría saber estar a la altura y poder escribir aunque solo fueran unos versos que contuvieran, -más allá del limite de las palabras, y de la exactitud de los sentimientos-, la GRATITUD de lo que despiertan y generan en mí tus letras, tus palabras, tus gestos…ahora mismo: ESTE TEXTO... Eres todo un ejemplo, un Maestro de la Vida, y aunque sé que muy humildemente te consideras un Eterno Alumno, dejamé decirtelo, permíteme expresarme y halagarte porque hasta sin tú saberlo te has hecho referente y Persona importante en la vida y trayectoria de muchas Personas, entre las que me incluyo…

Y ahora sí: ENHORABUENA por este Articulo Ale. Además, causalmente, hoy tuve el gusto de conocer a quien ha sido esta vez uno de los promotores de este valiosísimo gesto, y desde aquí le mando mi más admirado y calido abrazo por la importancia que reviste este reconocimiento (sin duda, el de ambos) ya que pone de manifiesto una vez más el valor de lo sencillo, la preciada lección de la Vida que es la de VIVIR en los pequeños-grandes detalles… dando paso a este tipo de propuestas tan enriquecedoras como estimulantes de donde TODOS nos empapamos y aprendemos otra magistral lección. GRACIAS ALE, Y GRACIAS a Usted D. ANTONIO GONZALEZ PADRON y a su Hijo, por no “callarse”, por “buscar/te” y por hacerte llegar y saber que tus letras “no caen en balde”. Y GRACIAS por supuesto tambien a Conchy Vera, un DETALLE más de los que dejan HUELLA de la calidad de persona que es. Un beso enorme Conchy!!

Ale.. me quedaste sin palabras... gracias por una lección más en que nos enseñais que la Vida, bien VIVIDA, no es para nada complicada sino cuestión de valorar, apreciar y cuidar los pequeños detalles… GRACIAS POR COMPARTIR CON TODO DETALLE!! Ale, por favor, no dejes nunca de seguir “golpeando el teclado”… y deja que tus humildes letras hagan cada vez más eco!!! GRACIAS Y FELICIDADES!! Un Besin Gigante, mil!! :)

Lorena dijo...

Alex, a mi modo de ver posees la capacidad de despertar SENTIMIENTOS en aquellos que hacen mucho tiempo permanecen DORMIDOS... eso, ya es DEJAR HUELLA. No es tarea fácil (aunque estoy segura de que no elegirías un camino de estas características), el transmitir de esta forma tus vivencias, emociones, experiencias... para ello debes estar verdaderamente PRESENTE, DESPIERTO A la VIDA. Gracias (a ambos), por permitirme estar y compartir ese momento, que tú sentías de una forma tan especial. Sería muy difícil describirlo con tanto acierto, las sensaciones, la fuerza de las palabras de D. Antonio Glez. Padrón, la satisfacción de sentirnos allí, acogidos, invadidos por el momento... NO CAMBIES NUNCA... Siempre he CREIDO, que las personas "buenas", con esa esencia, no cambiarán... (ojalá la vida me siga dando la oportunidad de afirmarlo), que el camino de tu vida, tu recorrido, tus pasos, tus huellas... continúen dejando huella en la vida de los demás, así, que no dejes de aporrear el teclado. Gracias, para mí ha sido como una enorme pompa de jabón... Un BESO y ENHORABUENA, una vez más... por tus GRANDES letrillas...