martes, 17 de agosto de 2010

LA VIDA… UNA MONTAÑA RUSA

La vida es como una montaña rusa, hay momentos en que nos sentimos en la cúspide, en la cima, nos “asalta” una sensación de estabilidad, de progreso, de placer. Podemos sentir que nada nos agobia. Todo abajo parece baladí, lo vemos lejos, pequeño, insignificante, sin ninguna importancia, lo primordial para nosotros en ese momento…”nosotros”. Restando importancia incluso a quienes nos rodean.
Una vez empezamos a descender, comenzamos a sentir miedo, ahogo, inseguridad. Volviendo a palpar la sensación de cómo nos invadía antes de “anidar” en la cima. Empezamos a advertir inestabilidad, agobio…temor a caer al precipicio, derrumbarnos hacia el vacío…(curioso, cuanto más cerca nos sentimos del suelo, menos estabilidad).
Y es ahí, cuando nos damos cuenta del fino hilo que separa ambas emociones.
Lo mejor, desde mi modesta opinión, es que tanto en la cúspide como en la “falda”, recordemos a aquellos que siempre están a nuestro lado.

1 comentario:

Lorena dijo...

Que la VIDA me permita SENTIR... sentirme insignificante, vulnerable, miedosa, insegura... que me de la oportunidad de emocionarme, de llenarme y vaciarme, de decepcionarme e ilusionarme... en definitiva, de "revolverme".
Espero realmente, que la vida mantenga intacto e irrompible ese fino hilo que un día dejó que nos atara.
Me encantó, precioso artículo y foto!!
Un besazo Enorme Capullín!!